El bicampeón reconoce que en McLaren sus discusiones eran sólo con Ron Dennis
Cuatro años después del paso de Fernando Alonso por McLaren, el español ha asegurado tener buenos recuerdos de su estancia en la escudería de Woking, especialmente las que hacen referencia a Lewis Hamilton. Aunque fue un año duro, el piloto de Ferrari ha asegurado que aprendió de la situación y que compartir equipo con un piloto puntero le ayudó a crecer como piloto. Para el asturiano, las únicas quejas y desacuerdos de 2007 eran debidas a un hombre: Ron Dennis.

La relación de Fernando Alonso y Lewis Hamilton cuando coincidieron como compañeros en McLaren en 2007 se convirtió en una de las más turbulentas y competitivas de la historia de la Fórmula 1. Sin embargo y aunque pudiera parecer lo contrario, el español ha asegurado que tiene buenos recuerdos de su paso por el equipo de Woking, especialmente los que hacen referencia al piloto británico.

En declaraciones al diario Marca el bicampeón ha reconocido que sus discusiones, desacuerdos y quejas eran con el por entonces jefe de equipo, Ron Dennis. Sobre Hamilton, el piloto de Ferrari aseguraba: "Si fuéramos compañeros en otro equipo sería una lucha mucho más limpia y real". En 2007 y tras una intensa lucha por el título mundial que fácilmente se podía haber quedado en McLaren, finalmente fue Kimi Raikkonen quién se llevó el preciado trofeo.

'Dios aprieta, pero no ahoga' reza el refranero popular, una dicha que Fernando Alonso ha tenido en cuenta para extraer la parte positiva de su estancia en el equipo británico. "Siempre aprendes lecciones en un momento duro. Aquel 2007 fue un buen año en general, aprendí muchas cosas y también de Lewis. Cuando compartes equipo con un top driver tan competitivo aprendes y creces como piloto. Mejoras a la hora de preparar la carrera e incluso de su estilo de pilotaje, porque compartes telemetría, así que fue una gran experiencia", afirmaba el asturiano.

Dejando de lado los recuerdos del pasado es momento de pensar en el presente, en la situación actual del mundial y en la próxima temporada. Con un liderazgo dominante, Red Bull lo tiene todo de cara para volver a ganar el campeonato de pilotos y el de constructores, por lo que Alonso ha admitido que será casi imposible poder atraparles. "Somos Ferrari, no podemos pensar en no ir a ganar, pero somos realistas y sabemos lo difícil que es. Necesitamos que haya fallos de Vettel", aseguraba el bicampeón.

Sin embargo, en Maranello ya piensan en 2012 y se muestran confiados en sus opciones de victoria de cara al próximo año. "Claro que hay tiempo de cogerles, el reglamento cambia poco, solamente los difusores soplados, que estarán prohibidos, así que hay que cambiar la filosofía del túnel de viento y el desarrollo del coche", señalaba Alonso.

La mejora de rendimiento de Ferrari ha coincidido con el cambio estructural interno que se llevó a cabo en Maranello, situación que ha dado un soplo de aire fresco al equipo. "Noto más deseo, más velocidad en la toma de decisiones, en el desarrollo y más optimismo en general, con más coraje. Sí, ha mejorado la estructura y la organización, la forma de trabajar. Se es menos conservador y se tiende a ir al ataque en diseño y en desarrollos", finalizaba el piloto español.
Por Cristina Díaz