El finlandés recuerda cuando ganó su título en 2007
Kimi Raikkonen estará lejos de los monoplazas, pero eso no significa que se abstenga de lo que ocurre en la categoría reina. El finlandés ha animado a su amigo Sebastian Vettel a seguir luchando por su segundo Mundial y, pese a reconocer que a final de temporada las diferencias entre coches se reducen, el Campeón de 2007 cree que el de Red Bull se encuentra en una posición inmejorable.

Kimi Raikkonen sabe lo que es ganar un Campeonato por sorpresa. Sin ser el favorito para optar al título, el finlandés se impuso a los dos McLaren en Interlagos en 2007 y se adjudicó un título que todo el mundo creía que iría a parar a manos de Hamilton o de Alonso.

Cuatro años más tarde, la situación es diferente. Un piloto, Sebastian Vettel, goza de una ventaja de 85 puntos a falta de ocho carreras para terminar la temporada. Raikkonen cree que el alemán no tendrá problemas para proclamarse Campeón por segunda temporada consecutiva, aunque reconoce que al final de temporada la situación "suele estabilizarse".

"Probablemente Vettel no necesitará ganar ninguna carrera más para seguir en el liderato hasta el final", dijo en declaraciones al rotativo Turun Sanomat, finés, al igual que el piloto de rallyes.

Kimi cumplirá 32 años en octubre, pero su futuro es un misterio. Él mismo admite no saber qué hará con su carrera en 2012, y no descarta volver a la F1. "No lo sé", respondió ante la insistencia de los medios. "Aunque me lo preguntéis de cien maneras diferentes la respuesta siempre será la misma. Si yo no lo sé, entonces nadie lo sabe".

Raikkonen no es partidario de la Fórmula de 2011, al igual que Villeneuve. El finlandés se opone firmemente al DRS. "No tiene nada que ver con los adelantamientos reales", insistió. "Todo lo que tienes que hacer es acercarte, apretar un botón y el tipo de delante no podrá hacer nada al respeto. Creo que están intentando avanzar en la dirección correcta. Quizás sea bueno para la televisión, pero no lo es tanto para los pilotos".
Por Martí Muñoz