Los encargados de la seguridad temen un efecto aerodinámico peligroso
Los delegados de seguridad de la FIA han decidido suspender la utilización del alerón móvil en la zona de Eau Rouge en el próximo Gran Premio de Bélgica. El miedo de la Federación es que la pérdida de downforce aligere los coches en exceso y ello pudiera suponer que se accidente algún participante en la zona de curvas más rápida y peligrosa de todo el Mundial.

Los pilotos que participen en el próximo Gran Premio de Bélgica tendrán vetado el uso del alerón trasero móvil, el DRS, durante los entrenamientos y la tanda clasificatoria de dicho evento. Durante la carrera, el DRS sí podrá utilizarse, ya que el dispositivo se activa precisamente después de esta curva rapidísima en plena subida.

Los comisarios deportivos encargados de la seguridad en pista han deliberado para finalmente tomar esta decisión ante lo peligroso de permitir a los monoplazas encarar la que posiblemente sea la curva más temible de todo el mundial sin el agarre aerodinámico que aporta el ala trasera en su posición normal, esto es, 'cerrada'.

Eau Rouge es una delicada curva en la que con frecuencia los pilotos de F1 entran a velocidades superiores a los 270 kilómetros/hora, lo que hace verdaderamente peliagudo detraer de los monoplazas el apoyo que aporta a la zaga el ala trasera. Varios pilotos habían mostrado su preocupación ante la tesitura, y la FIA ha elegido la vía de la seguridad en pos de evitar un más que posible accidente en estas circunstancias en una zona de por sí delicada.

Por otra parte y tal y como adelanta Autosport, algunos pilotos habían mostrado una inquietud: "¿Y cómo saber si estas entrando en dicha curva sin saber a ciencia cierta y con toda seguridad que el ala está 'cerrada'?". Los F1 la cierran de manera automática cuando se toca el freno, pero nadie entra en Eau Rouge frenando tras la recta anterior. Con estos datos en la mano, la FIA lo ha tenido más claro aún. Una prohibición similar fue introducida en la zona del túnel en el GP de Mónaco y aparentemente arrojó resultados positivos.

En carrera, la zona de activación del DRS está dispuesta precisamente tras Eau Rouge, justo en la recta posterior al Raidillon y antes de alcanzar la chicane de Les Combes.
Por José M. Zapico