El brasileño reconoce ser la misma persona tras el accidente de 2009 y el nacimiento de su primer hijo
La actual temporada de Felipe Massa no está siendo la esperada. Tras un difícil año 2010 al volante del Ferrari y después de su regreso a la competición tras el accidente de Hungría 2009, el piloto brasileño ha asegurado que estos dos años han sido los más intensos de su vida. Tanto el incidente en Hungaroring como el nacimiento de su hijo le han hecho ganar más experiencia, pero el piloto de Ferrari afirma que no le han hecho cambiar su pilotaje ni su competitividad en la pista.

Mucho ha llovido y muchas cosas han sucedido en la vida de Felipe Massa desde su pelea por el título mundial durante la temporada 2008. A pesar de ser subcampeón, el brasileño se quedó a tan solo un punto de la preciada corona y durante unos segundos saboreó lo que era ser campeón, hasta que Lewis Hamilton cruzó la línea de meta en quinta posición y se llevaba el galardón.

Justamente la victoria de Massa en el Gran Premio de Brasil tres temporadas atrás es la última de su palmarés. En una entrevista de Oriol Puigdemont para el diario El País, el brasileño aseguraba que este tiempo transcurrido ha dejado una huella muy importante en él. "Es cierto que estos dos años han sido los más intensos de mi vida", señalaba el piloto de Ferrari.

En 2009, Massa sufría un grave accidente durante la sesión de clasificación del Gran Premio de Hungría, cuando un amortiguador que se desprendió del monoplaza de Rubens Barrichello impactó en su casco, causándole una conmoción cerebral y una momentánea pérdida de conciencia. El brasileño volvió en la carrera inaugural de la temporada 2010, meses antes de que su mujer diera a luz a su primer hijo, circunstancias de la vida que, aunque muchas voces aseguren que le han hecho cambiar al volante, Massa reconoce que sigue siendo el mismo.

"Las dos cosas hicieron que ganara mucha experiencia. Pero nada de eso afecta cuando te metes en el coche. En ese momento no te acuerdas de nada. Solo piensas en lo que tienes que hacer. Me olvido de mi hijo, mi mujer, mi padre y mi madre. Además, Michael [Schumacher] ha ganado muchos títulos siendo padre. La gente habla demasiado", aseguraba el de Ferrari a El País. "Soy exactamente el mismo. Es verdad que no he conseguido los resultados de entonces, pero la ambición que tengo y el empeño que pongo son los mismos", añadía.

Ya centrados en la temporada 2011, el piloto brasileño ha reconocido verse superado por su compañero de equipo, Fernando Alonso. Por lo que respecta a las posiciones de clasificación, Massa ha superado el ritmo del español en tres ocasiones de las doce disputadas. El subcampeón de 2008 tiene claro el por qué: "Es simple. Fernando ha sido más rápido que yo. Básicamente, los sábados. Eso es todo. Lógicamente, hay evoluciones que le van mejor a uno que a otro, pero no es algo que se busque de manera intencionada. Ocurre y punto", afirmaba Massa.

A pesar de las diferencias en clasificación, el piloto brasileño asegura que se ve en condiciones de ganar a Alonso. "Sí, claro. Si no lo pensara, me iría a mi casa", afirmaba el de Ferrari. Aunque la presente temporada no esté siendo la mejor para Il Cavallino Rampante, Massa confía en que mejorarán de cara a 2012.

"Es importante centrarse aún en el presente. Quedan ocho carreras y hay que trabajar para tratar de comenzar el año que viene ganando desde el principio. Confiamos en hacerlo mejor. Además, para entonces no se esperan muchos cambios en el reglamento. Por eso es todavía más crucial terminar la temporada con un coche competitivo. Cambiará la posición de los escapes, pero no la aerodinámica. Los monoplazas serán una evolución de los actuales. Por eso vale la pena seguir centrados en ellos", señalaba el piloto brasileño.

Actualmente, Felipe Massa es quinto de la clasificación de pilotos con 74 puntos, a 185 del líder, Sebastian Vettel y a 83 de su compañero, Fernando Alonso.
Por Cristina Díaz