El aussie habla de su rendimiento y de sus objetivos para el futuro
El piloto australiano de Red Bull no piensa tirar la toalla y promete luchar por la victoria en la segunda mitad del Campeonato. Mark Webber, de 35 años de edad, también ha hablado sobre su nuevo contrato con Red Bull y sobre aquellos rumores que le situaban fuera del deporte. Según él, poner fin a su carrera ahora habría sido un error.

Sebastian Vettel goza de 92 puntos de ventaja sobre su compañero de equipo, Mark Webber. Parece muy poco probable que algún piloto sea capaz de arrebatarle su segunda corona, pero recientemente el australiano ha asegurado que no le pondrá las cosas fáciles en las próximas siete carreras. "Este año todavía no ha acabado", escribió Mark en su columna a la web de BBC Sport. "Todavía quedan siete carreras y todo es posible".

El pasado sábado Red Bull anunció la renovación de Webber por un año más. Mark confía en recuperar la competitividad que mostró en 2010. "Estoy mentalizado para superar a Seb y al resto de pilotos el año que viene", escribió el aussie.

Sin embargo, lo cierto es que el de Quenbeyan no ha ganado ninguna carrera en 2011, una cifra que contrasta con las siete victorias de su compañero de equipo. Mark atribuye este bajo rendimiento a los Pirelli. "Este año empecé un poco flojo porqué me costó dominar los nuevos neumáticos".

Red Bull ha contado con los servicios de Webber desde 2007. Su mejor momento en la escudería fue en 2010, cuando luchó por el Campeonato de 'tú a tú' contra otros cuatro pilotos. Ahora, a los 35 años de edad, el australiano se ha vinculado por un año más con los de Milton Keynes. Mark cree que todavía no es hora de hablar de jubilaciones.

"Parar de correr habría sido un error. Todavía piloto bien", escribió Mark. "He sido parte de Red Bull desde sus inicios y todavía me divierte estar aquí".

El australiano reconoció que fue muy sencillo llegar a un nuevo acuerdo con su escudería. "Desde fuera puede parecer que haya sido una negociación muy larga, pero el contrato se firmó muy rápidamente".
Por Martí Muñoz