Los alerones del W02 serán mucho más pequeños
En la decimotercera ronda del Campeonato 2011, Mercedes GP se desplaza a las afueras de Milán para disputar el Gran Premio de Italia. La carrera de 53 vueltas se corre en el Autodromo Nazionale di Monza, de 5'793 kilómetros de longitud, y marca el final de la temporada europea de la F1.

Monza es la pista más antigua y veloz del calendario de este año. El circuito se construyó en 1922 y desde la creación del Campeonato Mundial en 1950 ha sido cada año sede del Gran Premio de Italia, con la excepción de 1980. Los coches de F1 no utilizan las rampas originales de 45 grados situadas en cada extremo de la recta de boxes desde 1961, pero el circuito sigue siendo un templo de la velocidad, con cuatro largas rectas en las que los monoplazas alcanzan velocidades máximas de 340 km/h (211 mph). Está previsto que la velocidad media en cada vuelta supere los 250 km/h (155 mph).

Michael Schumacher: "Monza va a ser una carrera divertida ya que será un gran desafío para nuestro equipo. Las características de Monza no favorecen a nuestro monoplaza, esto ya se vio en circuitos de la misma característica. De todas formas estamos preparados para que nuestro equipo dé lo máximo y veremos hasta dónde somos capaces de llegar".

Nico Rosberg: "Es una pista especial. Creo que es uno de los circuitos más antiguos del calendario, así que tiene mucha historia. Monza también es un circuito emocionante, ya que es diferente a los demás. Hay muchas rectas, así que necesita toda la aerodinámica del coche. Hay baja adherencia y esto hace que sea complicado para conducir. Esta pista es buena porque los aficionados italianos están locos por Ferrari. Conocen muy bien el mundo del automovilismo y es por esto que la carrera tiene un ambiente muy especial. Estamos mostrando que somos competitivo. Quiero que llegue la carrera de Monza para seguir mostrando lo que podemos hacer".

Ross Brawn, jefe del equipo: "Monza es el único circuito del calendario que requiere una carga aerodinámica tan baja, por lo que utilizaremos varias piezas de aerodinámica exclusivas en el coche. La prioridad es reducir la resistencia para alcanzar velocidades máximas de 340 km/h en las rectas largas y, por lo tanto, los alerones trasero y delantero son mucho más pequeños de lo habitual. También correremos sin los alerones de costumbre en el morro. Se ha analizado la eficacia aerodinámica de la cubierta del motor, el deflector y otros dispositivos del chasis, y se han corregido o reducido cuando ha sido necesario".

"La vuelta de Monza presenta varias zonas de gran frenada, lo que resulta muy exigente para los frenos. También es una pista muy bacheada, lo que al combinarse con la baja carga aerodinámica hace que los ajustes de la suspensión tengan que ser muy precisos sin afectar a la capacidad del coche para rodar sobre los pianos".

Norbert Haug, vicepresidente de Mercedes-Benz: "Monza es el circuito más rápido del calendario, con una velocidad media de más de 250 Km/h por vuelta y la máxima alcanza más de 360 Km/h. Se destaca por sus largas rectas, que se unen por tres chicanes. Ahí los coches deben frenar a fondo, por lo que los frenos sufren mucho y son la clave. Se les exige mucho a los motores debido a las altas velocidades y que en el 75% de la vuelta se corre con el acelerador a fondo. El coche cuenta con muy poco apoyo aerodinámico. Monza es el circuito de todo el calendario en el que los caballos del motor tienen una mayor influencia en el desarrollo de la carrera”.
Por Daniel Panelo