La marca milanesa quiere reducir de seis a cinco los juegos de compuestos duros
Actualmente las escuderías cuentan con cinco juegos de neumáticos blandos y seis de duros para afrontar cada gran premio. Sin embargo, desde Pirelli quieren cambiar esta normativa ya que desde principios de temporada siempre hay un juego de gomas duras que no se usan y acaban siendo destruidas. La marca milanesa va a solicitar a la FIA que a partir de 2012 suministren cinco juegos de blandos y duros en cada Gran Premio.

Pirelli se ha propuesto cambiar la normativa que hace referencia a los juegos de neumáticos que deben suministrar a las escuderías durante un Gran Premio. Concretamente, la casa milanesa debe proveer cinco juegos de gomas blandas y seis de gomas duras, y tras varias carreras disputadas, han concluido que los equipos rara vez llegan a usar los seis juegos de compuestos duros.

Con la intención de ahorrar neumáticos, dinero y logística, Pirelli va a solicitar a la Federación Internacional de Automovilismo un cambio en la normativa para 2012 con el propósito de que no queden gomas duras sin usar cada fin de semana de carrera. Actualmente, según la marca italiana, las escuderías utilizan únicamente cinco de los seis juegos de neumáticos duros, por lo que el set que queda sin estrenar acaba siendo destruido. "Por el momento, si los equipos quieren continuar con las mismas regulaciones entonces tendremos que ir a la FIA y explicarles que no tiene sentido tener seis juegos de uno y cinco del otro, sería mejor cinco y cinco, y ahorraríamos dinero", aseguraba el responsable de Pirelli en la Fórmula 1, Paul Hembery, a Autosport.

La propuesta de la marca proveedora es que tanto de los neumáticos duros como de los blandos se suministren cinco juegos, que sería el número de juegos que gastan los equipos actualmente. Sin embargo, no hay un apoyo unánime entre los equipos, de ahí que Pirelli quiera hablar directamente con la FIA. "Tenemos que llevar esos neumáticos duros extra a cada carrera, así que si no quieren cambiar la reglamentación deportiva entonces podemos darles los datos de que es cien por cien seguro de que no van a usarlos, que se debe cambiar la normativa y ahorrarnos dinero", afirmaba Hembery.

"La FIA tiene un papel que desempeñar en cuanto a la regulación, y necesitamos tener su apoyo porque es un coste que no tiene beneficio ni para los equipos, ni para el deporte, ni para Pirelli. No tiene sentido", añadía el responsable de la marca en la F1.

En las carreras de este año, los equipos siempre han intentado ahorrar un juego de neumáticos en la última ronda de la sesión de clasificación. No obstante, al finalizar el fin de semana, las escuderías seguían contando con un juego que no habían usado, situación que ha hecho que Pirelli se replantee la normativa actual.

"Fabricamos los neumáticos, los llevamos a las carreras y luego los destruimos, así que es muy duro para nosotros oír que los equipos no tienen suficientes neumáticos cuando de hecho tienen muchos. Solo que no los usan. Fuimos a las escuderías a proponerles el cambio en la reglamentación. Pensábamos que la manera más simple podía ser invertir los compuestos: seis juegos de neumático blando y cinco del duro. Entonces, después de la primera sesión de libres ya te deshaces de un juego de duros por lo que cinco se convierte en cuatro. Sigue la misma regulación: acabarás haciendo la clasificación y la carrera con cuatro juegos de blandos y dos de duros", aseguraba Hembery a Autosport.

El responsable de Pirelli en la Fórmula 1 aseguraba que con la nueva propuesta no quedarían compuestos sin usar. "En este escenario, los equipos punteros usarían un juego de duros y dos de blandos para la clasificación y tendrían dos juegos más de blandos para la carrera. Esto eliminaría el problema. Pero no ha sido aceptado unánimamente. Es por su beneficio. Solo estamos diciendo que parece extraño estar en esta situación de tener juegos nuevos de neumáticos al acabar la carrera, cuando durante el fin de semana han habido ocasiones para correr con ellos", añadía Hembery.

Aunque hayan afirmado que se dirigirán a la FIA para tratar el asunto, desde Pirelli aseguran querer sentarse con los responsables de las escuderías y hablar sobre la propuesta en el cambio de normativa, una modificación que únicamente afectaría a los juegos suministrados a los equipos, que pasarían a ser cinco, tanto de blandos como de duros. "Queremos sentarnos y encontrar la manera de eliminar esta necesidad. No le costará más dinero a nadie de este deporte, solo nos costará el tiempo de reunirnos y llegar a una solución que funcione para todos. De momento, no diría que estamos en un punto muerto pero han decidido que quieren seguir con la actual reglamentación, pero necesitamos volver a hablar ya que en muchos aspectos no tiene sentido", afirmaba Hembery.
Por Cristina Díaz