Para aliviar la tensión premenstrual, reduce el consumo de sal en tu dieta y la ingestión de bebidas. De esta forma te sentirás mucho menos hinchada y más ligera.