MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -


La desaceleración de la economía española, los recorte del gasto público de las comunidades autónomas y los problemas para financiar la deuda pública marcarán un devenir "negativo" en el empleo en "los próximos meses", con lo que incidirán en las decisiones de contratación de las compañías, según el indicador de 'Avance del Mercado Laboral' de Afi-Agett.

La patronal de empresas de trabajo temporal, que espera una caída de la ocupación del 1,2% interanual en noviembre, hasta los 18,2 millones de ocupados, estima que los ajustes necesarios en las regiones para cumplir con el objetivo de déficit público del 3% en 2013 tendrán "efectos directos" en el mercado de trabajo.

Este impacto afectará tanto al número de empleados del sector público como a los puesto de trabajo en los sectores encargados de proveer bienes y servicios a las administraciones. "Con el consiguiente multiplicador de impacto a toda la economía", subraya el informe.

En las regiones que acumulan mayor déficit público y paro, como Castilla-La Mancha, Murcia y Comunidad Valenciana, los ajustes "previsiblemente" empeorarán una situación de partida "ya de por sí muy complicada" en el mercado de trabajo, con tasas de desempleo superiores al 20% de la población activa.

En cuanto a las turbulencias en los mercados financieros, que devolvieron a la prima de riesgo española por encima de los 300 puntos básicos, Afi-Agett advierte de que añade "presión" a las necesidad de equilibrar las cuentas públicas, por lo que teme que pueda afectar en "mayor medida" al empleo de las regiones más endeudadas, como Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Cataluña.

Con todo, la patronal de ETT considera que la tasa de ocupación en noviembre cercana a los niveles de los primeros meses del año aflora los "riesgos" de registrar un nuevo mínimo de ocupación el último trimestre de 2011, cuando el turismo no sea capaz de "compensar" la acentuación del deterioro en el resto de sectores.