"El hecho es que (los comisarios) le avisaron dos veces"
En el Autodromo Nazionale di Monza, Michael Schumacher volvió a brillar con su pilotaje y con la emocionante lucha que mantuvo con Lewis Hamilton durante la primera mitad de la carrera. Sin embargo, en McLaren no opinan lo mismo y aseguran que las maniobras del heptacampeón al volante del MGP W02 fueron ‘muy duras’ e incluso arriesgadas para el desarrollo de la prueba.

El Gran Premio de Italia fue una de las carreras más emocionantes e interesantes de la temporada 2011. En el circuito de Monza, la prueba estuvo repleta de adelantamientos y bonitas peleas entre los pilotos punteros del mundial. Una de las luchas que destacó entre las demás fue la que mantuvieron Michael Schumacher y Lewis Hamilton en la primera mitad de las 53 vueltas que se dieron al Autodromo.

Sin embargo, la lucha entre el alemán y el británico causó polémica, de la que hoy se habla y continuará hablándose, especialmente por el pilotaje defensivo del heptacampeón. El jefe de equipo de McLaren, Martin Whitmarsh, ha declarado que las maniobras del Kaiser distaron de ser deportivamente correctas.

“Sentí que fue muy duro. No soy la persona más imparcial pero el hecho es que le avisaron dos veces y aquella ocasión en la que tuvo a Lewis en la hierba fue de miedo. Lewis se quejó varias veces pero de una manera muy relajada. Su trabajo es hacerlo en caso de que los comisarios no vean nada. Creo que fue sincero y razonable”, afirmaba Whitmarsh al finalizar la carrera.

En cambio, en Mercedes GP aseguraron que Schumacher había hecho una carrera brillante y que su pilotaje en Monza recordaba al del ‘viejo’ heptacampeón. “Michael ha realizado una carrera fantástica. Sabemos que no tenemos el monoplaza más rápido pero hemos visto todo lo que sabemos sobre Michael Schumacher. La FIA estuvo mirándonos y nos pidió ir con cuidado, y lo fuimos. Es un equilibrio entre pilotar y no pasarse de la raya. En general, creo que fue una buena carrera y fue genial para la F1”, señalaba el jefe de equipo de Mercedes GP, Ross Brawn.

Tras varias intentos de adelantar al kaiser, Hamilton le pasó en la vuelta 27, y después de que los comisarios de la carrera advirtieran al alemán de no realizar cambios de dirección bruscos tras las quejas del piloto de McLaren.

A pesar de su temperamento, claridad y rotundidad en sus palabras en más de una ocasión, el campeón de 2008 se mostró bastante relajado cuando le preguntaron por las maniobras de pilotaje de Schumacher. “Ha sido interesante estar detrás de él. Adelantarle ha sido todo un desafío. Él era increíblemente rápido, y yo en las curvas era un poco más lento, de ahí que no pudiera pasarle. Era tan rápido que incluso con el DRS activado no podía hacer nada, así que ha sido difícil adelantarle”, señalaba Hamilton.

En cuanto al resultado final de la carrera, acabó en la cuarta plaza, el británico no se mostraba muy contento. “Para ser honesto, este no es un buen resultado. Empezábamos segundos y he caído dos posiciones, así que no estoy contento”, añadía el piloto de McLaren.

Actualmente y tras el Gran Premio de Italia, el campeón de 2008 se encuentra a 126 puntos de Sebastian Vettel, líder del mundial. A falta de seis carreras por disputarse, quedan 150 puntos en juego, situación que deja a Hamilton casi sin opciones para el título de este año. No obstante, el de McLaren no se rendirá tan fácilmente. “Con seis carreras por correr, continuaremos apretando y espero que podamos conseguir un par de victorias más para el equipo”, aseguraba el británico.
Por Cristina Díaz