Los italianos abandonan el desarrollo de un coche "decepcionante", en palabras de Montezemolo
El piloto asturiano despeja las dudas acerca de las evoluciones de su monoplaza: no habrá más en lo que queda la temporada, lo que indica dos cosas: no pelearán mucho más, y ya están concentrados en el Ferrari 2012

Tras la victoria de Sebastian Vettel este fin de semana en Monza y a falta de seis pruebas, el campeonato del mundo de Fórmula1 es prácticamente inalcanzable para cualquier otro piloto, incluido Fernando Alonso, segundo clasificado en la tabla.

Los RB7 muestran un ritmo demoledor en pista en manos del germano y nada hace indicar que su ritmo irá a peor en las carreras que quedan o que ningún otro monoplaza vaya a tener espacio para mejorar lo suficiente. Es por ello que Ferrari, en voz de su primer piloto, hace público que abandona el desarrollo de su 150º Italia, un coche "decepcionante" en palabras de Luca di Montezemolo.

Fernando Alonso admite que el título es imposible y advierte en La Stampa "las últimas actualizaciones no han funcionado como se esperaba. No habrá ninguna otra, excepto algo pequeño en Singapur".

El presidente de la Scuderia admite que su monoplaza nació mal y hay poco espacio para la mejora; da el título por perdido sin paliativos. Alonso ha ganado dos veces en la carrera nocturna de Singapur, la ciudad-estado por cuyas calles corre una de las pruebas más espectaculares del calendario.
Por José M. Zapico