La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la ingesta de dos raciones de lácteos al día. Siendo una ración 1 vaso de leche, 2 yogures o 80 g de queso fresco.