Acepta la decisión de los comisarios pero no está de acuerdo con ella
Vitantonio Liuzzi vivió un corto fin de semana en el Gran Premio de Italia, su carrera como piloto local. En la primera curva, el piloto de HRT perdió el control de su monoplaza y acabó chocando con Vitaly Petrov y Nico Rosberg, dando por finalizada su prueba. Debido a lo ocurrido, los comisarios penalizaron al italiano con la pérdida de cinco posiciones en la parrilla de salida de Singapur, decisión con la que Liuzzi señala no estar de acuerdo.

El Gran Premio de Italia fue uno de los más accidentados de la temporada, especialmente en la primera curva con la salida de Vitantonio Liuzzi y el posterior impacto contra el R31 de Vitaly Petrov y el MGP W02 de Nico Rosberg. Los tres pilotos se vieron obligados a abandonar debido a lo dañados que habían quedado sus monoplazas. Tras revisar y analizar el incidente, los comisarios penalizaron al de HRT con cinco posiciones en la parrilla de salida de la próxima prueba, Singapur.

En su columna de ESPN F1, el piloto de HRT ha afirmado aceptar el castigo pero a regañadientes, ya que asegura que la decisión es injusta. "Iré a Singapur con una penalización de cinco plazas en la parrilla y la acepto, pero eso no significa que esté de acuerdo con la decisión de los comisarios", afirmaba Liuzzi.

Al llegar a la Variante del Rettifilio, el piloto italiano perdió el control de su F111 lo que provocó que se fuera a la hierba y de ahí irrumpiera en la curva golpeando a Petrov y Rosberg. Sin embargo, Liuzzi asegura que se fue a la hierba tras sufrir un toque con Heikki Kovalainen y que no pudo hacer nada para evitar el incidente.

"Los comisarios dijeron que yo causé el accidente en la chicane, pero eso no fue lo que pasó. No voy a rechazar la decisión de los comisarios ya que en sí tampoco cambia demasiado nuestra situación en Singapur, pero eso no significa que esté de acuerdo con su decisión. Sé que no fue mi culpa", señalaba Liuzzi.

Según su versión de los hechos, Kovalainen le dejó sin espacio en la chicane antes de llegar a la zona de frenada. "Fui a coger su interior porque ahí había más espacio, pero cuando estábamos en paralelo básicamente me echó a la derecha, a la hierba. Fue una mala combinación de su maniobra y de lo estrecha que es la pista en ese punto. Me encontré que no tenía otro lugar donde ir", afirmaba el piloto de HRT.

"Cuando ya estaba en la hierba perdí el control del monoplaza porque estábamos acercándonos a la zona de frenado y no podía reducir velocidad correctamente. Cuando el coche estaba en la hierba no había forma de parar y acabé chocando contra Petrov y Rosberg. Lo siento mucho por ellos porque no tenían nada que ver con lo sucedido, pero no fue mi culpa", añadía el italiano.

Liuzzi viajará a Singapur, próxima carrera de la temporada, sabiendo que haga lo que haga en clasificación será penalizado con cinco posiciones tras la decisión de los comisarios en Monza.
Por Cristina Díaz