Para conseguir que la piel parezca más luminosa, toma todos los días, en ayunas, un vaso de agua templada acompañada del zumo de medio limón.