Para disipar las dudas y las acusaciones
Mercedes GP clama por un nuevo método para controlar los gastos de los equipos de Fórmula 1. Y es que, a pesar de que todos firmaron el acuerdo de restricción de gastos, se cree que Red Bull Racing no lo cumple, según un estudio comparativo reciente sobre las actividades de los equipos, realizado por el consultor alemán Capgemini. RBR, sin embargo, lo ha negado rotundamente.

Pero para evitar las dudas, Ross Brawn, jefe de Mercedes GP, quiere que el control sobre el gasto de los equipos sea algo más que una simple limitación de sus actividades, y clama por una auditoría completa de gastos: "Lo que necesitamos es una auditoría independiente sobre la metodología y los números, para poder estar satisfechos. Es la única manera de acabar con las acusaciones y las insinuaciones".

Ross Brawn recalca la importancia de que se cumpla el acuerdo a rajatabla, pues tiene un efecto inmediato sobre la pista: "Nuestros coches se pesan, se miden y se comprueban de forma periódica. La cantidad de dinero gastado tiene mucha influencia en su competitividad, y tenemos que tener un buen control sobre esto".

El jefe de Mercedes GP tiene esperanzas de que todo finalmente se resuelva favorablemente, y está a favor de los controles sobre los gastos de los equipos: "Creo que aún hay mucho trabajo que hacer con el acuerdo del control de gastos; es una gran iniciativa, y los equipos están trabajando muy bien juntos pero, al ser un negocio muy competitivo, como es normal nos fijamos en los equipos que tienen éxito. Yo tengo experiencia".
Por Héctor Campos