El mundial es cada vez más global y poco a poco se aleja de su origen natural
La Fórmula 1 tiene que aceptar el progresivo desplazamiento desde su tradicional refugio europeo. Así al menos lo cree el piloto de pruebas español Pedro de la Rosa, cuyo equipo, McLaren, tiene su base en el Reino Unido, al igual que otros siete equipos que disputan el mundial.

En la temporada 2012, doce de las veinte carreras que contempla el calendario se disputarán en otros continentes distintos al europeo, lo que hace más global al conjunto, una tendencia que parece ir a más.

Pedro de la Rosa escribió al respecto en su última columna en la web formulasantander.com que la F1 se está moviendo al mismo ritmo que el mundo. "Todos sabemos que los grandes premios se suelen disputar en aquellos países que pueden permitírselo, y hoy por hoy, la mayoría de países que se lo pueden permitir están ya en Oriente Próximo o en el mismo continente asiático", señaló.

El próximo lugar tradicional en perder sus carreras de F1 es Alemania. "Me resulta difícil imaginar una temporada de Fórmula 1 sin Alemania", reconocía esta semana el responsable del circuito de Nurburgring, Karl-Josef Schmidt, en unas declaraciones para la agencia DPA. En tanto, Schmidt está intentando negociar unas tasas más bajas para la próxima carrera que albergará el circuito, en 2013.

Sin embargo, De la Rosa se mostró convencido de que los aficionados más puristas tienen que aceptar que el futuro ha llegado. "Comprendo que sea muy duro para todos aquellos que, como yo, nos hemos criado viendo carreras de F1 en Nürburgring, Brands Hatch, Estoril, o Paul Ricard".

"Pero tan cierto es admitir que un Campeonato del Mundo no puede estar concentrado sólo en Europa, como reconocer que la inversión de los países asiáticos está desbancando e incluso sustituyendo a la tradición de los europeos", apostilló el piloto catalán.
Por Dani Pérez Corona