Afirman que Barrichello sufrió 'manipulaciones' para no ser tan competitivo como Schumacher; práctica que podrían seguir con Massa
Fernando Alonso y Felipe Massa son actualmente los pilotos oficiales de Ferrari. Con un monoplaza idéntico, la diferencia en cuanto a rendimiento y resultados entre ambos es bastante notoria y dispar. Situación que podría semejarse a la sucedida con Rubens Barrichello y Michael Schumacher. En el programa deportivo 'Linha de Chegada', el ex piloto de F1, Fritz d'Orey, ha asegurado que la marca italiana impide que los 'número dos' del equipo puedan ser más competitivos.

La polémica en Brasil vuelve a estar servida. Tras las duras palabras de Felipe Massa contra la actitud y agresividad de Lewis Hamilton en pista, el programa televisivo 'Linha de Chegada' ha encendido la mecha de una nueva y posible controversia en el país y en el mundo de la Fórmula 1. En el programa, el ex piloto de F1, Fritz d'Orey, ha afirmado que Ferrari manipula la actuación de sus segundos pilotos en orden de favorecer al número uno de la escudería.

El piloto brasileño, quién participó en la competición a finales de los años 50, ha asegurado que Il Cavalino Rampante impidió a Rubens Barrichello ser tan competitivo y rápido como su compañero de equipo, el heptacampeón Michael Schumacher. "Alain Prost me dijo en una cena en París que se lo habían hecho a Barrichello cuando él era demasiado fuerte en comparación a Schumacher", señalaba Fritz d'Orey.

Otra leyenda del automovilismo brasileño, Bird Clemente, también ha confirmado las palabras de su compatriota. "Es verdad. Estoy seguro de que todavía existe. El equipo y los patrocinadores están haciendo una gran inversión. Hasta cierto punto, es teatro", afirmaba el ex piloto.

Desde la temporada 2000, Ferrari siempre ha contado con un piloto brasileño en sus filas; Rubens Barrichello de 2000 a 2005 y Felipe Massa desde 2006 hasta la actualidad. Por lo tanto, las palabras de d'Orey y Clemente han hecho referencia directa a la situación de sus compatriotas en la escudería de Maranello.
Por Cristina Díaz