El británico atribuye la responsabilidad a un problema de vibraciones en sus retrovisores
El Gran Premio de Japón volvió a tener la polémica servida entre Lewis Hamilton y Felipe Massa. En la curva 130R, el británico impactó con el 150º Italia del brasileño y, debido al golpe, se desprendió una pieza del alerón delantero del Ferrari. Al finalizar la carrera, y tras varias especulaciones sobre lo ocurrido, el campeón de 2008 reconoció que el incidente se produjo por la no visibilidad en los retrovisores de su MP4-26.

Lewis Hamilton y Felipe Massa volvieron a protagonizar un incidente de carrera en el Gran Premio de Japón y dos semanas después del toque entre ambos en Singapur. En Suzuka, ambos llegaban emparejados a la chicane cuando el británico se movió a la izquierda, chocando con el 150º Italia del brasileño. Debido al toque, se desprendió una pieza del alerón del bólido rojo. Hamilton no fue sancionado por los comisarios y el campeón de 2008 achacó el impacto a un problema de visibilidad en los retrovisores del MP4-26.

"Lo único que tengo que decir es que no puedo ver nada nada por los retrovisores. Vibran demasiado en la recta. No tenía ni idea de que Massa estaba ahí. Tal vez es algo que tengamos que examinar", aseguraba Lewis Hamilton tras la carrera en Japón. "No hubo mala intención hacia Felipe, tengo un gran respeto por él, es un piloto fantástico y fue muy rápido", declaraba el británico en el comunicado de prensa de McLaren.

Antes de que el británico afirmara que el incidente con Massa se había producido por la falta de visibilidad en los retrovisores del MP4-26, David Coulthard y Nigel Mansell ya habían llegado a tal conclusión. El ex piloto de McLaren y Red Bull afirmó haber hablado anteriormente con Hamilton sobre la visibilidad. "Le dije 'te sientas muy bajo en el monoplaza, ¿tienes visibilidad suficiente?'. Él me dijo, 'aunque me siento bajo, la visibilidad está bien'", aseguraba Coulthard.

Con una opinión similar, la semana pasada Nigel Mansell reconoció que, cuando fue comisario en Spa, preguntó a Hamilton acerca del incidente con Pastor Maldonado en la chicane de la parada de bus. "Le pregunté a Lewis si había visto a Maldonado y contestó 'no'. Durante los años que estuve realizando éste trabajo, sabía donde estaban los demás", aseguraba el campeón del mundo de 1992. "Nadie en su sano juicio choca deliberadamente contra otro monoplaza, así que me pregunto si algunos de sus problemas están causados por una falta de visibilidad. Necesita mostrar mayor conciencia periférica de dónde está", añadía Mansell.

El más perjudicado por el toque con Hamilton, Felipe Massa, ha asegurado que no le interesa oír ni la explicación ni las disculpas del piloto de McLaren. "Para ser honesto, no me importa lo que Hamilton haya dicho. Lo único que me importa es lo que ha hecho", reconocía el piloto de Ferrari. Tras los múltiples encontronazos en pista entre él y el británico, el brasileño tampoco se ha mostrado muy contento con las decisiones de la Federación Internacional de Automovilismo al respecto.
Por Cristina Díaz