El pescado, especialmente el azul, constituye una excelente fuente de ácidos grasos omegas-3, los cuales ayudan a regular los niveles de serotonina y a prevenir futuros estados depresivos.