Si hace una semana vivimos en Suzuka la proclamación de Sebastian Vettel como Campeón del Mundo de Pilotos, hoy hemos cerrado el círculo con la merecidísima coronación del equipo Red Bull como Campeones Mundiales de Constructores 2012. Poco más se puede decir acerca de este equipo, después de lo que todo el mundo ya ha resaltado por activa y por pasiva. Lo cierto, es que si alguien se pensaba que las carreras iban a dejar de ser interesantes y divertidas y que los pilotos iban a dejar de luchar por falta de motivación se equivocaba de lleno.

Hoy hemos visto otra carrera memorable, una de las más divertidas y espectaculares de la temporada. Y, una vez más, hemos sido testigos del hambre de victoria y de records de Sebastian Vettel y su equipo, pues el alemán ha conseguido una victoria increíble partiendo desde la segunda posición y firmando, como no, un ritmo de carrera inalcanzable para sus rivales.

Si ayer parecía que McLaren había cogido definitivamente a los de la bebida energética, esa imagen (a falta de datos más objetivos, que les brindaremos en nuestro análisis numérico) ha quedado hoy bastante desdibujada, pues Vettel ha acabado la carrera –aún con el Safety Car– metiendo doce segundos a Lewis Hamilton. Éste, a su vez, ha sido presionado con fuerza por un Mark Webber, que tenía claramente un ritmo mucho mayor. De modo que es difícil sostener, después de hoy, que los ingleses hayan podido con los austríacos. De hecho, en nuestra opinión, que ayer la Pole fuera para los de Woking estuvo muy mediatizado por la estrategia de carrera elegida por Red Bull, que realizó un set-up más pensando en el domingo que en el sábado.

La carrera coreana ha comenzado con una primera vuelta espectacular, pues los seis primeros pilotos de la parrilla (también los de detrás) han protagonizado una lucha sin cuartel en cada curva, que ha hecho que los dos Red Bull pasasen a los McLaren, colocándose Vettel primero y Webber tercero. Hamilton perdía una posición y Jenson Button algunas más, siendo pasado por los dos Ferrari.

La degradación de los neumáticos hacía acto de presencia pronto y ya en la vuelta 14 comenzaron a desplegarse las estrategias de carrera con las primeras paradas de la cabeza de carrera. Eso hizo que Button (que mantuvo un enfrentamiento mayúsculo con Nico Rosberg a la salida del pit lane) acabase por pasar a los dos Ferrari. Massa tenía problemas en su reincorporación a la carrera, pues no podía salir con el tráfico que había en boxes y Alonso perdía todas sus opciones con un ritmo lentísimo durante dos vueltas por la degradación de sus neumáticos.

Destacable también ha sido el papel de Felipe Massa , que tenía mucho menor ritmo que su compañero de equipo, a quien ha frenado de forma incomprensible. El brasileño no sólo no ha colaborado casi nada esta temporada con su equipo (está sexto en el campeonato a casi 100 puntos del quinto clasificado), sino que, además, hoy ha hecho perder muchos puntos a Ferrari, pues si Alonso no hubiera estado media carrera tras él seguramente hubiera podido conseguir bastante más de un quinto puesto. La verdad es que no se entiende qué hace el paulista en Ferrari con la cantidad de talento que hay actualmente en la parrilla.

En la vuelta 17 salía el Safety Car tras un accidente bastante feo entre Petrov y Schumacher. El primero perdía la frenada y se llevaba por delante al 'Kaiser’ y a punto estuvo también de llevarse puesto a Alonso. De modo que el alemán y el ruso se veían obligados a abandonar la carrera. Seguramente, el segundo recibirá una sanción, pues el incidente se está estudiando en estos momentos. Esta situación reagrupaba a los pilotos, pero Vettel volvía a meter tierra de por medio con facilidad, mientras Hamilton se quedaba atrás, poco a poco, y comenzaba su lucha particular con Webber a mitad de carrera, la que llegaría hasta la última vuelta con unos magníficos adelantamientos por parte de los dos pilotos que se pasaban y repasaban.

Mención aparte merece la defensa de Lewis Hamilton de su segunda plaza con el australiano, pues el británico estaba en una clara desventaja y, aún así, con un uso inteligente del KERS y tapando todos los huecos, ha conseguido evitar que lo pasase. Gran carrera del inglés, que bien lo merecía después de la pobre temporada que está firmando, pues hoy ha dado cumplida cuenta del gran talento que atesora.

Mientras tanto los dos Ferrari perdían bastante tiempo detrás de Rosberg, pero ambos conseguían pasar al alemán tras una pasada de frenada en la vuelta 27. A partir de ahí Alonso comenzó a rodar muy rápido con los neumáticos duros, que han ido perfectos al 150º Italia y acababa pasando a Massa por ritmo tras la última parada de ambos. Tras ésta, Alonso imponía un ritmo fortísimo y hacía tres vueltas rápidas de carrera seguida, lo que ha hecho que se pegara al grupo de cuatro pilotos que luchaban por el podio: Hamilton, Webber y Button, respectivamente, pero su coche no ha podido con el McLaren.

Los Toro Rosso han firmado una carrera soberbia y, especialmente, Jaime Alguersuari, que ha acabado séptimo tras adelantar en la última vuelta a Nico Rosberg. Su compañero de equipo ha entrado también dentro del Top Ten, ya que ha firmado un magnífico noveno puesto. Las actualizaciones que el equipo llevó a Suzuka, y que no consiguieron entender, han funcionado aquí a las mil maravillas. Además, las mejoras en los escapes les han hecho dar un buen salto adelante y se posicionan muy bien en su lucha con Sauber por el séptimo puesto del Mundial de Constructores, que ya sólo les aventaja en tres puntos. Habrá que ver si no pueden incluso con Force India, que está a 12 puntos, pues sólo hoy el catalán y el suizo han sumado ocho.

En cuanto a potencial parece claro que la carrera de hoy ha certificado que el dominio de Red Bull sigue estando ahí. McLaren se les ha acercado, pero no tanto como pensábamos ayer. Y Ferrari es la tercera fuerza de este trío de cabeza. Habrá que revisar las medias de vuelta, pero, a falta de ellas, Toro Rosso ha rendido hoy por delante de Mercedes GP y de Force India. Williams, por su parte, ha dado un pasito adelante con las actualizaciones, ya que han conseguido batir a los Lotus Renault, que han vuelto a hundirse en la parte media de la parrilla junto a los Sauber. Los otros Lotus han estado incluso presionando a los galos. No en vano, Kovalainen ha acabado a sólo 1,9 segundos de Senna. Lo increíble es que los malayos han pasado hasta por encima de los dos Sauber, lo que es una auténtica proeza habida cuenta de donde partían desde el punto de vista técnico.
Por Raúl Molina