Cree que los equipos seguirán experimentando
Ross Brawn, jefe de Mercedes GP tiene sus dudas sobre que la prohibición del difusor soplado para la próxima temporada sea suficiente para evitar que los equipos sigan aprovechándose aerodinámicamente de los gases de escape de los monoplazas: "Desgraciadamente, no creo que esté completamente solucionado; va a haber otra reunión del grupo de trabajo técnico de la FIA".

Dicha reunión tendrá lugar esta semana y pondrán en común sus ideas y lagunas sobre la prohibición que entrará en vigor la próxima temporada. Algunas de ellas las expresa ahora el propio Ross Brawn: "Creo que todo el mundo trata de cerrar los vacíos legales, pero no hay garantía de que alguien aparezca con una estratagema", asegura a Autosport.

Ross Brawn defiende también el trabajo de los ingenieros en intentar sacar esas décimas de segundo que tanto cuestan en las mesas de dibujo: "En nuestro caso, todavía es bastante normal, pero si alguien más llega con algo dramático, tendré que esperar y ver".

"Los equipos atraviesan un período para buscar las mejores regulaciones que puedan con buen espíritu y mejores intenciones, y luego se llega a una etapa en la que esas regulaciones se fijan con la mejor intención. Pero si un ingeniero se presenta con una buena idea, tenemos que considerarla".
Por Héctor Campos