Christian Horner asegura que las críticas contra la legalidad de sus monoplazas han surgido tras su desacuerdo con el resto de la FOTA por las limitaciones presupuestarias
El Acuerdo de Restricción de Recursos es el tema clave para conocer la continuidad o desaparición de la FOTA tal y como se la conoce desde su creación en 2008. Un informe apunta que hay una escudería que no estaría cumpliendo con los límites presupuestarios; con las miradas puestas en Red Bull como el equipo 'rebelde', el jefe de equipo, Christian Horner, ha afirmado que tales informaciones no son más que 'juego sucio' para desprestigiarles.

La asociación de equipos de la Fórmula 1, la FOTA, se reunió durante el Gran Premio de Japón para contemplar las diferentes interpretaciones del Acuerdo de Restricción de Recursos (RRA) pero todo apunta a que dicha reunión no acabó de una forma 'natural'. A pesar de la ruptura en las conversaciones, se ha establecido una nueva reunión de cara a la prueba en Abu Dhabi, reunión en la que las escuderías deberán llegar a un acuerdo en términos de límite presupuestario.

Sin embargo, escuderías punteras como Red Bull y Mercedes desean modificar -al alza- estos límites presupuestarios impuestos por la FOTA, y en relación directa al Acuerdo de Restricción de Recursos. La polémica no acaba aquí. Hace semanas, la revista Auto Motor und Sport reveló que una empresa auditora, Capgemini, había visitado las sedes de McLaren, Ferrari, Sauber, Red Bull y Mercedes. Tras la visita al llamado 'equipo 4', para no dar nombres, los auditores no pudieron completar los datos del informe y llenaron las columnas con la frase 'no hay información' dando a entender que había datos opacos.

Aunque no se ha revelado el nombre de la cuarta escudería, las sospechas recaen sobre los vigentes campeones, de quienes ya se señaló que podrían haber pasado el límite presupuestario esta temporada. El jefe de equipo de Red Bull, Christian Horner, ha calificado de 'juego sucio' tales acusaciones.

"Este año hemos ajustado el monoplaza al acuerdo del RRA, lo que hace que sea un poco aburrido. En el deporte es casi inevitable que haya áreas de juego sucio", afirmaba Christian Horner, declaraciones recogidas por The Guardian. El británico hacía referencia a las críticas y sospechas anteriormente establecidas y dirigidas al no cumplimiento del Acuerdo de Restricción de Recursos.

Con rifirrafes, grietas y discrepancias entre las escuderías de la parrilla, el futuro de la FOTA pende de un hilo. La mayor preocupación es que se abandone el RRA y cada equipo pueda establecer su presupuesto sin límites, asunto que no agrada a todos los equipos y que podría ser el principio del fin de la asociación.
Por Cristina Díaz