Contrastan las declaraciones del Dr. Igor Rossello y las del Dr. Riccardo Ceccarelli
Semana de informaciones contradictorias referentes al estado físico de Robert Kubica. Si Riccardo Ceccarelli nos dijo hace unos días que el polaco todavía necesitaba seguir con la rehabilitación y que todavía era muy pronto como para regresar a las pistas, el cirujano Igor Rosello opina lo contrario. No niega que Robert deba continuar recuperando su fuerza muscular, pero sí que revela que el polaco se encuentra muy, muy cerca de su vuelta a los F1.

La recuperación de Robert Kubica de sus heridas sufridas en el Rallye Ronda di Andora sigue siendo favorable y progresa más rápidamente de lo que los médicos tenían previsto. Aunque ya va consiguiendo una total movilidad y sensibilidad en muñeca y dedos, el doctor de Lotus Renault, Riccardo Ceccarelli, aseguró recientemente que el polaco necesitaría más meses de rehabilitación antes de pensar en su regreso al mundo de la competición.

No obstante, las declaraciones del Dr. Ceccarelli contrastan con las del cirujano que ha atendido al piloto de Cracovia, el Dr. Igor Rossello, ha afirmado que Robert ya conduce un coche de calle, por lo que su adaptación a un monoplaza de carreras será inminente. Tal afirmación se adecuaría a los planes de Lotus Renault, escudería que ha ampliado su plazo para decidir quiénes serán sus pilotos de 2012 y comprobar si el polaco está preparado para competir al máximo nivel.

"Robert ha progresado mucho. Ya puede mover todos sus dedos y es capaz de levantar objetos. Ha recuperado la sensibilidad y los nervios se están regenerando muy bien. Ya no habrá complicaciones. Ahora podemos pensar en hacer que vuelva lo antes posible a un coche, perdón, a un monoplaza de carreras, porque ya conduce un coche (de calle). Su recuperación es un milagro pero lo que desconocemos es si podrá ser tan rápido", señalaba el Dr. Rossello a la radio polaca Trojce.

La movilidad de las extremidades del polaco ha mejorado enormemente a raíz de las múltiples operaciones a las que se ha sometido. En la última de ellas, la del codo, se le retiraron definitivamente los vendajes: "Ya no lleva vendajes y es capaz de mover su codo libremente". Sin embargo, el cirujano también afirmó que el polaco deberá someterse a una nueva y pequeña intervención para que la movilidad sea lo más eficiente posible. "Todavía tenemos que hacer una pequeña intervención para mejorar la movilidad de su muñeca, ya que con este tipo de accidentes la mano nunca será tan flexible como lo era antes", aseguraba el Dr. Rossello.

"Requerirá mucho ejercicio. Pero podrá pilotar su monoplaza de Fórmula 1 de nuevo y apretar todos los botones. Estamos hablando de un piloto de carreras, no de un pianista", añadía el médico italiano. "Sabe que podrá regresar a la competición, está muy decidido", afirmó Rossello. "El final ya está muy cerca. La única incógnita es si será capaz de pilotar como solía hacerlo antes, pero podrá conducir y manejar los botones del volante sin problemas".

La rapidez y la completa curación de las heridas sufridas en el accidente ha hecho que el Dr. Rossello y los médicos que han tratado a Kubica se muestren sorprendidos por la favorable progresión del polaco. "Le miro y no puedo dejar de asombrarme por lo bien que ha ido todo; todas las fracturas y heridas han cicatrizado".

"Tendrá algunas limitaciones, recordad que en su momento consideramos la amputación, será evaluado por los especialistas de la F1. Nosotros hemos hecho nuestro trabajo a la perfección", reconocía el Dr. Igor Rossello.

El cirujano de Kubica explicó qué tipo de rehabilitación está llevando a cabo el piloto y en qué punto de la misma se encuentra ahora mismo. "Ahora ya no estamos en un proceso de recuperación física, sino de recuperación de la fuerza", dijo a la vez que alabó el trabajo hecho por los médicos que lo han tratado a lo largo de estos meses. "Hemos luchado por su vida, por salvarle el brazo... Al principio su estado era muy malo, por lo que la mano no será tan eficiente como lo era antes".
Por Cristina Díaz y Martí Muñoz