Sólo Ferrari apoyaba la propuesta, a la que se oponían los equipos pequeños
Los equipos no podrán usar un tercer coche en 2012: así lo ha decido la Comisión de la Fórmula 1, que se ha reunido esta tarde en Ginebra para tratar este y otros asuntos de cara a la próxima temporada. Con esta posibilidad, los equipos grandes podrían haber llegado a acuerdos con los equipos pequeños, a quien cederían sus chasis, opción que finalmente no se permitirá.

De hecho, antes de esta decisión final, la mayoría de escuderías se habían posicionado en contra de la aparición de un tercer coche, sobre todo los equipos pequeños. Colin Kolles, jefe del equipo HRT ya mostró su negativa al 'tráfico' de terceros coches en una entrevista con el diario O Estado de Sao Paulo: "Sería un error permitir el uso de los proyectos de otros equipos. La Fórmula 1 es lo que es hoy debido a la obligación de que cada equipo es dueño de la propiedad intelectual de su propio proyecto".

Incluso McLaren, que en primera instancia aprobaba la idea, finalmente se ha opuesto, como confirmaba su jefe de equipo, Martin Whitmarsh: "Creo que no es el momento adecuado para introducir un tercer coche. Además, esa solución sólo sería viable si hubiera menos equipos en la parrilla. Sería una desventaja para los equipos más pequeños".

Sin embargo, el equipo Ferrari sí ha mantenido firmemente su apoyo a la inserción de un tercer coche, y así lo ha reafirmado hoy en la reunión. La Scuderia ha defendido la cesión del chasis a los equipos más pequeños, opción que Bernie Ecclestone veía con buenos ojos pero que finalmente tampoco ha llegado a buen puerto.

De esta manera, habrá que ver si en un futuro esta idea vuelve a tomar fuerza, pero de cara a la próxima temporada 2012, cada equipo contará con dos chasis, como hasta ahora.
Por África Rosaleny