El brasileño cree que mejoras en el trazado incrementarían las oportunidades de adelantamiento
Felipe Massa cree que en el trazado de Yas Marina deberían considerar hacer cambios en la entrada de la horquilla para ayudar a posibles adelantamientos en la recta siguiente. Aunque el DRS ayudó a favorecer los adelantamientos de los que hubo en otros años, el circuito sigue siendo bastante complicado para que haya cambios de posición en pista.

Al piloto brasileño Felipe Massa le hubiera gustado tener una pista con otra configuración en Abu Dhabi para poder adelantar con mayor facilidad. El uso del DRS esta temporada ha paliado en parte la escasez de maniobras de este tipo en la carrera del año pasado pero sigue sin ser suficiente a criterio del de Sao Paulo.

El compañero de Fernando Alonso cree que una remodelación en la horquilla ofrecería más posibilidades de hacer diferentes trazadas al salir de la curva, lo que haría los adelantamientos mucho más sencillos.

"Fue interesante", afirmó Massa cuando le preguntaron la función del DRS en este GP. "Aunque sigo creyendo que es un circuito en el que es difícil adelantar".

"En mi opinión deben cambiar un poco la curva 7, quizás hacerla un poco más ancha". dijo el de Ferrari. "Fue mucho más fácil adelantar que el año pasado, el DRS ayudó bastante, me fue posible disputarle la posición a Mark (Webber), pero para otros coches era más complicado adelantar".

El jefe de equipo de Red Bull Racing, Christian Horner, hizo alusión a uno de los principales problemas de esta carrera: la segunda zona de DRS. En bastantes ocasiones ocurrió que el piloto que perdía la posición en la primera zona, gracias al segundo punto de detección, era capaz de devolver la jugada.

"Creo que la segunda zona no era necesaria", explicó. "Mark adelantó a Jenson en la primera zona de DRS y le fue demasiado fácil contraatacar en la segunda zona. Es un pequeño detalle que se podría arreglar para el próximo año, aunque sin duda ha estado mejor que hace un año", concluyó el responsable de Red Bull Racing.
Por Nacho Salceda