Brawn se muestra confiado de que el Kaiser continuará con las flechas plateadas en 2013
Michael Schumacher regresó a la Fórmula 1 de la mano de Ross Brawn y de la nueva escudería Mercedes GP, heredera de los éxitos de Brawn GP. A pesar de no haber subido al podio desde su vuelta a la máxima competición, el heptacampeón no quiere hablar de su futuro más allá de 2012, año en el que expira su contrato. El jefe de equipo de la escudería de Brackley, Ross Brawn, ha asegurado que hablarán del tema a mediados de la próxima temporada. Así, el británico está confiado en que Schumacher seguirá con ellos.

La escudería Mercedes GP se está preparando para 2012, año que se han marcado como objetivo para empezar a luchar por las primeras posiciones de la parrilla y la clasificación. Con Nico Rosberg renovado hasta 2013, la atención se centra en la continuidad de Michael Schumacher. Aunque el heptacampeón ha señalado en varias ocasiones que es demasiado pronto para decidir su futuro, el jefe de equipo de las flechas plateadas, Ross Brawn, ha afirmado que hablarán del asunto a mediados de la próxima temporada.

Si el rendimiento es el esperado, el británico está convencido de que el Kaiser continuará un año más en la competición que le ha visto proclamarse siete veces campeón del mundo. "Tenemos un contrato para el próximo año y si está contento entonces no veo ninguna razón por la que no podamos continuar con nuestro acuerdo también en 2013", aseguraba Brawn a la revista italiana Autosprint.

La temporada 2011 es el segundo año de Mercedes GP como escudería de Fórmula 1. En sus dos campañas, las flechas plateadas han finalizado en la cuarta posición de la clasificación y justo por detrás de las escuderías punteras. A pesar de no contar con un coche tan competitivo como el que esperaban, Rosberg y Schumacher se han colocado como la alternativa a los pilotos de Red Bull, McLaren y Ferrari.

Brawn ha señalado a que podría ser debido el problema de rendimiento del MGP W02. "Pensamos que era importante tener una distancia entre ejes corta pero la realidad es que el sistema de escape mostró que no estábamos en lo cierto. Así que no empezamos con la base correcta", señalaba Brawn.

Aunque en Mercedes GP quieren seguir contando con la experiencia y competitividad de Schumacher, el presidente de Ferrari, Luca di Montezemolo, ha asegurado no estar seguro de que el heptacampeón sea el hombre adecuado para las flechas plateadas. "Estas dos últimas temporadas no se ha tratado de un piloto que representa la modernidad del automovilismo. Tomó la decisión de volver y no creo que haya tenido un monoplaza competitivo. Para mi es una lástima que un campeón como él no esté en el podio. Me gustaría verle en su segunda fase en el deporte con mucha más satisfacción", aseguraba Montezemolo.

Con Schumacher y Rosberg, Mercedes GP está creando un gran equipo técnico para empezar a ganar carreras en 2012 e ir cumpliendo los objetivos que se marcaron en su regreso a la Fórmula 1.
Por Cristina Díaz