Un año después del ataque a Jenson Button se ha incrementado la presencia de fuerzas del orden
Tras atracos y asaltos sufridos por miembros y participantes de la F1, Brasil va a aumentar su seguridad en las calles para que no se produzca ningún altercado que altere la disputa y total tranquilidad del Gran Premio. De esta manera, cada piloto irá escoltado por una pareja de policías y las fuerzas del orden tendrán mayor presencia en los alrededores del trazado de Interlagos.

El Gran Premio de Brasil decidirá el piloto subcampeón de 2011 y bajará el telón de la presente temporada. Sin embargo, debido a la delincuencia y a los atracos que sufrieron miembros del paddock el año pasado, se ha anunciado que la prueba en Interlagos contará con mayor presencia policial.

Este año habrá patrullas policiales en los alrededores del circuito e incluso cada piloto irá escoltado por una pareja de las fuerzas del orden, según informa el Daily Express. El aumento de la seguridad evitará que se produzcan sucesos como los del año pasado. En 2010, algunos miembros de las escuderías fueron atracados e incluso Jenson Button fue amenazado con armas cuando se dirigía a su hotel.

Tras conocerse el incremento de presencia policial en los alrededores del trazado de Interlagos y las carreteras de acceso a él, el piloto de McLaren ha afirmado estar de acuerdo con la decisión. "No tengo miedo de volver a Brasil. Antes les había ocurrido a mecánicos e ingenieros y al final le tenía que pasar a un piloto. Tenemos más seguridad este año y creo que cada piloto tendrá una escolta policial, que es lo que deben hacer", afirmaba Jenson Button.

Tras el intento de asalto al campeonato de 2009, hubo algunas voces que pidieron la cancelación del evento por la falta de seguridad y aumento de la delincuencia. No obstante, Interlagos se ha mantenido en el calendario. "No sé que más pueden hacer, es un asunto difícil. Es un circuito genial, me gusta que esté en el calendario y espero que permanezca", aseguraba el piloto británico.

Por su parte, el magnate de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, ha señalado que el GP de Brasil se seguirá celebrando. "No vamos a cancelar una gran carrera porque algunas personas causean problemas", afirmaba el magnate.

En los próximos años, Brasil tiene el reto de limpiar sus calles de delincuencia y ofrecer su mejor cara al mundo. En 2014 el país carioca albergará la Copa Mundial de Fútbol y dos años más tarde Sao Paulo celebrará los Juegos Olímpicos de 2016, acontecimientos que harán de Brasil el centro de atención del deporte a escala mundial.
Por Cristina Díaz