El británico quiso "arreglarlo" con el piloto de Ferrari
Lewis Hamilton y Felipe Massa firmaron la paz este domingo con un abrazo tras su conflictiva temporada 2011, en la que han protagonizado varias colisiones y acusaciones cruzadas con los micrófonos como testigos.

La pareja de Hamilton y Massa, galardonada conjuntamente y de forma irónica por la BBC con el premio de “chico malo” este fin de semana, compartió un abrazo tras la última cita de la temporada en Brasil, en el que Hamilton tomó la iniciativa.

"Voy a arregarlo con él", señaló el piloto de McLaren antes de aproximarse a Massa durante la comparecencia ante los medios portugueses del piloto de Ferrari. Éstos, al ver el abrazo, y teniendo en cuenta todo lo acaecido entre los dos pilotos durante la temporada, comenzaron a aplaudir.

“Fue un gesto realmente bonito”, manifestó el jefe de equipo de Ferrari, Stefano Domenicali, según la publicación germana Auto Motor und Sport. Mientras, el jefe del inglés en McLaren apuntó: “No estaba planeado, simplemente Lewis ha cambiado de idea y quería dar un paso adelante. Creo que ambos son adultos y sólo quieren mirar al futuro”.

Por su parte, Massa declaró al brasileño Globo: “Nunca he tenido nada en su contra, siempre ha habido respeto en todos estos años. Después de todo lo que ha pasado este año, me pareció muy ‘guay’ por su parte venir a hablarme. Yo no habría ido porque no hice nada incorrecto”.

El gesto de Hamilton siguió a un notable cambio de humor del británico, que parece determinado a enterrar en el pasado su agitada temporada 2011. “Ha habido momentos en los que no he rendido tan bien como podía. Pero lo aparté del camino y me hizo estar seguro de que ellos (McLaren) saben de lo que soy capaz”, apostilló.
Por Dani Pérez Corona