La polémica normativa seguirá sin entrar en vigor. El gobierno saliente no aprobó su reglamento de aplicación


DPA / EUROPA PRESS La polémica ley Sinde, destinada a frenar las descargas ilegales en internet, seguirá sin entrar en vigor en España, después de que el gobierno saliente de José Luis Rodríguez Zapatero fuera incapaz ayer de aprobar su reglamento de aplicación. Según fuentes, el presidente del Gobierno decidió que no se aprobara el reglamento después de escuchar la oposición, basada en razones políticas, jurídicas y técnicas, de buena parte de los miembros de su Ejecutivo.

La ley antipiratería, que recibe el nombre de la ministra de Cultura en funciones Ángeles González Sinde, fue aprobada el pasado febrero por el Parlamento y autoriza el cierre por orden judicial de páginas web de descargas de contenidos sujetos a derechos de autor como música, películas, videojuegos y software. Sin embargo, hasta ahora no ha entrado en vigor.

Después de la penúltima sesión del Consejo de Ministros de esta legislatura, el portavoz del gobierno socialista en funciones, José Blanco, dijo que se debatió sobre el reglamento de la ley, pero que este ha quedado «encima de la mesa».

Ante las preguntas de periodistas, el ministro no quiso indicar por qué no se aprobó el reglamento y afirmó que las deliberaciones son «reservadas y secretas». Tampoco precisó si el tema será tratado de nuevo en la próxima sesión del Consejo de Ministros del día 16, la última antes de que a finales de mes tome posesión el futuro gobierno del Partido Popular (PP) con Mariano Rajoy a la cabeza.

Durante la sesión del gabinete se produjo un «encendido e incluso muy acalorado enfrentamiento» entre ministros partidarios y detractores de la ley, destinada a proteger los intereses de la industria del entretenimiento, pero a la que se oponen numerosos internautas. La representante del PP en la comisión para el traspaso de poderes, Soraya Sáenz de Santamaría, indicó tras hablar con representantes del gobierno socialista que el reglamento de la ley debatido en el Consejo de Ministros «tendría que haber sido más completo», aunque no entró en detalles sobre el contenido.

Sáenz de Santamaría afirmó que el PP está de acuerdo con la propuesta del Ejecutivo saliente de crear una Comisión de Propiedad Intelectual que integrarán miembros de diversos ministerios, pero indicó que no por ello comparte el resto de la normativa.

«Parece que al final no se ha aprobado la ley Sinde, me bajaré una película para celebrarlo». Esta frase resume la alegría de los tuiteros por el hecho de que el reglamento de la ley Sinde no haya salido adelante. Después del Consejo de ministros, Blanco no dio explicaciones de por qué esta norma, que contaba con el apoyo del Partido Popular, quedó aplazada, pero los tuiteros afirman que la presión creada por las redes sociales ha dado su fruto.

La asociación integrada por la Sociedad General de Autores y Editores y sectores de la industria musical defiende la ley por el alarmante crecimiento en la piratería, que en 2010 llevó al sector de la cultura y el entretenimiento a ingresar 11.000 millones de euros menos en 2010. Por el contrario, los internautas creen que constituye una injerencia en el libre ejercicio de la libertad de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de internet.

El titular de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, calificó ayer la ley Sinde de «absolutamente liberticida y anticonstitucional», e instó a Mariano Rajoy a percibir «el mensaje de internet» y pararla definitivamente.

También la secretaria de Innovación y Nuevas Tecnologías del PSOE, María González Veracruz, escribió en Twitter antes de la sesión del gabinete que no podía «compartir» que el Ministerio de Cultura propusiera la aprobación del reglamento: «Espero que el Consejo de Ministros lo pare».