La salida de Red Bull y Ferrari de la FOTA ha generado muchos interrogantes. ¿Por qué lo han hecho? ¿Por qué ahora? Los más escépticos aseguran que lo han hecho con tal de poder negociar con total libertad con Bernie Ecclestone de cara al próximo Acuerdo de la Concordia, mientras que las dos formaciones aseguran que su decisión se debe exclusivamente a la falta de acuerdo de la Asociación.

Como les informamos el pasado viernes, Ferrari y Red Bull han anunciado su deseo de abandonar la Asociación de Equipos de Fórmula 1. La Scuderia fue la primera en hablar públicamente al respecto, y culpaba a la divergencia de opiniones en el seno de la FOTA como el causante de su fracaso.

En un primer momento Red Bull confirmó su salida pero no reveló los motivos que le llevaron a tomar esta decisión. Helmut Marko y Christian Horner han sido los encargados de defender los argumentos de los de Milton Keynes, que coinciden con los de Ferrari.

"La FOTA ha cumplido su propósito en tiempos de crisis. Hemos tratado el tema de la reducción de costes pero no hemos conseguido gran cosa aparte de esto", dijo Helmut a los micrófonos de la televisión austríaca Servus TV. "Si en las reuniones no podíamos llegar a un acuerdo de mínimos, uno se pregunta cuál era el objetivo de todo ese esfuerzo".

Christian Horner habló alto y claro hace dos meses al respecto: El inglés urgió a la FOTA a trabajar como una sola unidad. "De lo contrario pararemos", advirtió. Finalmente ha cumplido su palabra. "El propósito de la FOTA no estaba muy claro este último año", ha dicho recientemente.

Fundada tras la guerra política que enfrentó a las escuderías con el anterior presidente de la FIA Max Mosley, la FOTA permitió a los equipos negociar con más fuerza que nunca, a la vez que les proporcionó una plataforma para negociar el polémico Acuerdo de Restricción de Recursos.

Precisamente fue el RRA el causante de la tensión en el seno de la Asociación, especialmente por parte de Red Bull Racing, acusada reiteradamente de haberlo quebrantado durante la temporada 2010.

Los más escépticos aseguran que la salida de Red Bull y Ferrari de la FOTA sería un movimiento puramente lucrativo, que les permitiría llegar a un acuerdo monetario con Bernie Ecclestone de cara al futuro Acuerdo de la Concordia.

¿Y cómo afecta su marcha a la Asociación? Pese a que en los últimos días ha crecido el temor de que las escuderías más modestas atraviesen una situación de crisis económica como las vividas en el pasado, los actuales integrantes de la FOTA consideran que la institución debe seguir su curso.

"Es absolutamente vital que exista", ha dicho Norbert Haug, vicepresidente de Mercedes Motorsport, que el próximo martes 13 de diciembre se reunirá con los otros integrantes de la FOTA. "Hemos encontrado un bache en el camino, pero debemos seguir trabajando para intentar solventarlo", ha explicado Nick Fry.
Por Martí Muñoz