MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España ha adjudicado la Caja Mediterránea (CAM) a Banco Sabadell por un precio simbólico de un euro una vez que el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) suscriba una o varias ampliaciones de capital de la entidad por importe de 5.249 millones de euros.

Adicionalmente, el FDG concederá a CAM un esquema de protección de activos por el que asumirá el 80% de las pérdidas derivadas de dicha cartera durante un plazo de diez años.

Por su parte, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) asumirá compromisos contingentes con la CAM destinados a garantizar el acceso de la entidad a determinadas fuentes de financiación.

Dada la participación del FDG en el plan de reestructuración, se estima que la operación tendrá un impacto nulo en la ejecución presupuestaria del Estado.