Tendrá que encontrar un área con la que compensar la pérdida del difusor soplado
El director técnico de Red Bull, Adrian Newey, afronta un complicado reto al diseñar su nuevo monoplaza: ¿será posible que el RB8 no pierda en rendimiento pese a suprimir el difusor soplado? Newey reconoce que el equipo que sepa desarrollar al extremo una determinada área del coche, por ahora desconocida, tendrá ventaja sobre el resto en 2012.

Como les hemos informado en los últimos meses, el gran cambio de la normativa técnica de la temporada 2012 de la categoría reina será la prohibición del uso de los gases del sistema de escapes con finalidades aerodinámicas, es decir, la supresión del difusor soplado, la gran innovación del RB7.

Adrian Newey ha reconocido que deberá reunirse con su equipo "en la mesa de diseño" para adaptar el RB8 a las nuevas regulaciones, que no solamente afectarán a los bólidos de Milton Keynes sino también a escuderías como McLaren, que, según Christian Horner, consiguió "obtener un mejor rendimiento" del difusor que el propio Red Bull.

"No hay ningún gran cambio en la normativa a excepción de la posición de los escapes, área en la que hemos sido pioneros a lo largo de los últimos dos años", ha explicado Newey a los micrófonos de Sky Sports News. "Nuestro coche estaba diseñado alrededor de esa pieza (el difusor soplado), por lo que hemos vuelto a la mesa de diseño y hemos dicho: 'vale, ahora esto está prohibido. ¿Cómo podemos mejorar el coche?".

Pese a que algunos aseguran que la nueva posición de los escapes contribuirá a reducir las distancias entre los principales equipos de la parrilla, Newey no está tan seguro de eso. "Es difícil de saber... Todo el mundo hizo un deprimente pero buen trabajo copiándolo, McLaren en particular. Nuestro coche se diseñó entorno a él y ahora la cuestión será ver qué equipo es capaz de sacar mejor partido a esta pérdida, qué equipo encuentra otra forma de optimizar el coche".

¿Qué innovaciones técnicas veremos en 2012? La respuesta, lógicamente, se hará esperar. "Todo el mundo trabajará durante el invierno pero no tenemos ni idea de lo que harán el resto de la gente hasta que lleguemos a los primeros tests y, en especial, a la primera carrera".
Por Martí Muñoz