Se reducirán costes y puestos de trabajo
El mítico circuito de Núrburgring peligra. La política local amenaza el futuro del trazado alemán por la nueva alianza del gobierno, con la influencia del partido verde recortando la inversión pública en el trazado destinada a la carrera de Fórmula 1.

Jorg Linder declaró a principios de este año que el contrato de la carrera de Fórmula 1 debe ser renegociado con el jefe de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone. Este martes, el portavoz de Nürburgring (Karl-Heinz Steinkuhler) informó de que la participación financiera del Estado ha descendido de 13,5 millones de euros a menos de diez.

Paralelamente, las reuniones con Ecclestone se suceden para tratar de salvar el circuito. Según la agencia de noticias alemana DPA, "ahora se discutirá la proposición con el ministro del interior, Roger Lewentz".

Según el periódico Tageblatt, el parque temático de Nürburgring reducirá sus actividades, lo que incluye sesenta puestos de trabajos menos para rebajar costes. Según un portavoz del autódromo, a partir de entonces "será muy rentable".
Por Héctor Campos