LOS ANGELES, 20 Dic. (EUROPA PRESS)

Ejemplar sentencia contra la piratería de los tribunales Nueva York. La jueza Margaret Morrow ha condenado a un año de cárcel al hombre que subió a internet una versión pirata -e inacabada- de la película X-Men Orígenes: Lobezno (X-Men Origins: Wolverine) un mes antes de que ésta se estrenara en los cines.

El condenado es Gilberto Sánchez, un hombre de 49 años que trabaja como limpiador de cristales, y que ha admitido que en marzo de 2009 subió a la red una versión pirata de la película que, según recoge The Hollywood Reporter, afirma compró en una esquina cerca de su casa en el Bronx

Sánchez, colgó el archivo en Megaupload y publicó el enlace que llevaba hasta a él en varias webs. Tras cientos de miles de descargas de este archivo, los agentes del FBI siguieron su rastro por la red y arrestaron a Sánchez en diciembre de ese mismo año.

Un acto que la jueza ha calificado su actuación como una condicta de "extrema gravedad" y en su sentencia no oculta que desea que el castigo a Sánchez -un año en una prisión federa, otro de libertad vigilada y restricciones en el uso de ordenadores e Internet- sirva de ejemplo.

"La pena de prisión federal dictada en este caso envía un fuerte mensaje de disuasión a los posibles piratas de Internet", dijo el fiscal André Birotte Jr. en un comunicado en el que advierte que "el Departamento de Justicia perseguirá y enjuciará a las personas que intentan robar la propiedad intelectual de esta nación".

FONDOS VERDES Y CABLES

La filtración realizada por Sánchez fue una de las más sonadas de la historia, ya que además de adelantarse varias semanas al estreno, mostraba el film sin muchos de los retoques digitales que tenían que realizarse en la sala de post-producción. Los fondos de croma verde y los cables que sujetaban a los personajes se veían de forma clara y diáfana.

El propio protagonista de la película Hugh Jackman, afirmó que la filtración le había "partido el corazón" ya que ver la película sin todos los efectos especiales es como comprar un coche de lujo sin acabar. Lobezno recaudó 373 millones de dólares en taquilla.