El Madrid piensa que su estilo es el fútbol del futuro, ficha los jugadores que él pide y quiere que sea un Ferguson en el club

Los mentideros de Fleet Street desvelan que el anhelo de Mourinho es suceder a Ferguson en el Manchester United y realizar esa labor allí durante veinte años. Pero Sir Alex ya le dijo que no pensaba marcharse. Y el Real Madrid desea que el portugués se convierta en el nuevo Ferguson de la casa blanca. Le ha otorgado todo el poder para que realice esa misma labor en España durante muchos años.

La entidad madridista opina que el fútbol del futuro será semejante al que practica su técnico. Un estilo directo, rápido, con atletas para ejercerlo con éxito. Un juego intenso, basado en el poderío físico. El club piensa que se ha adelantado a los tiempos y que cuenta con el hombre que abandera ese sistema del balompié del siglo XXI. Por eso le firmó un contrato hasta 2014. Un acuerdo que le gustaría renovar a medio plazo, sin prisas. Tiene dos años y medio para hacerlo. «Ahora no es el momento de hablar de la renovación, hay tiempo».

El Real Madrid no sabe si el portugués aceptará o no una ampliación de su contrato, pero está en su planificación. Valora que Mourinho ha revolucionado el Real Madrid. La postura de la entidad ha sido meditada desde hace tiempo y es consecuente con los hechos de los dos últimos años.

Ha fichado durante dos temporadas los futbolistas que el luso solicitó: Di María, Callejón, Ozil, Khedira, Sahin y Coentrao. Varane se ha integrado perfectamente a esa manera de jugar. Y toda la plantilla se ha adaptado a una estrategia de fútbol agresivo, presionante, directo y veloz, desde Higuaín a Benzema, pasando por Xabi Alonso. Es lógico, por tanto, que el club quiera que el responsable deportivo del proyecto lo dirija durante el mayor tiempo posible.

Todos esos jugadores cumplen esos puntos básicos de rapidez, disciplina estratégica y fútbol en tres toques del que su jefe es la máxima expresión. Es la forma de jugar que ha adoptado el Real Madrid para el futuro. Y tiene a su creador. Por eso, aunque Mourinho manifieste en Gran Bretaña que la Premier es su claro objeto de deseo, ese anhelo no se contradice con la posibilidad de que acepte una extensión de su contrato en el Real Madrid. En el Bernabéu se le han dado todos los poderes. Más de los que disfrutaba en Inglaterra.

fuente:abc.es