Asegura que Vergne no peca en ese aspecto
Daniel Ricciardo encara la temporada 2012 con ilusión a la vez que con respeto hacia su nuevo compañero de equipo, Jean-Eric Vergne, al que califica de más agresivo que él. El piloto australiano asegura que deberá correr más riesgos el próximo año para demostrar a sus superiores su verdadero potencial.

Daniel Ricciardo y Jean-Eric Vergne volverán a ser compañeros de equipo en la escudería Toro Rosso, en la que se prevé que será una temporada decisiva para escoger al sustituto de Mark Webber, cuyo contrato expira a finales de 2012.

Cedido a HRT durante 2011 con la meta de ganar experiencia, Ricciardo igualó y en ocasiones superó a su compañero de equipo, Vitantonio Liuzzi, pero aun así el piloto australiano asegura que deberá mejorar si quiere obtener buenos resultados.

"Sé que lo tengo (un buen modo de enfocar las carreras), pero probablemente no sea lo suficientemente regular", admite Ricciardo. "Mis salidas están siendo buenas, pero en ocasiones no he sido lo suficientemente duro al llegar a la primera curva. Necesitaré ser más agresivo, creo que eso llegará con la experiencia".

El joven 'aussie', de 22 años de edad, asegura contar con el apoyo de los directivos de su formación, que consideran que ha hecho una buena temporada 2011 pese a las limitaciones de su monoplaza. "Honestamente, creo que he hecho un buen trabajo como para continuar en la parrilla, al menos esa es la sensación que me han hecho llegar los grandes chicos de Red Bull", dijo en declaraciones a la agencia AAP.

En 2010 el australiano volverá a competir de tú a tú contra Jean-Eric Vergne, con quien ya coincidió en las World Series by Renault. "Tiene potencial y es rápido. Pilotamos de un modo similar, pero probablemente él tiene lo que yo tengo por lo que a agresividad respecta".
Por Martí Muñoz