Habla de la presión que sufrió durante su época en Ferrari
El director de la Scuderia Ferrari siempre está en el punto de mira. Según ha confesado el actual presidente de la FIA y ex jefe del equipo de Maranello, es un cargo que siempre está bajo sospecha. El francés de 65 años asegura haberlo vivido durante su etapa en Ferrari, cuando ocupaba el puesto de Stefano Domenicali.

La escudería de 'Il Cavallino' es el equipo más famoso y un símbolo de orgullo nacional en Italia. En Maranello trabajan duro con la intención de recuperarse en 2012 y ganar el título mundial tras cuatro años de sequía.

"El papel de Stefano (Domenicali) está en el ojo del huracán", ha confesado Todt al Corriere della Sera en relación a la presión sobre los líderes del equipo italiano.

"Yo también fui objeto de críticas constantemente y me siento orgulloso de al final haber tomado la decisión de cómo debía retirarme después de todo el riesgo de ser despedido".

Además, asegura que el mejor ejemplo de todo esto está en el cambio de enfoque que preparan para 2012, ya que quieren ser más agresivos.

"Alegaron que no tenían un coche competitivo, pero no estoy de acuerdo. El de Ferrari no fue tan bueno como el de Red Bull, pero en cualquier caso, todavía era un buen coche".

Jean Todt también ha hablado del brasileño Felipe Massa, a quien firmó como compañero de equipo de Michael Schumacher en 2006. Afirma que la situación actual del piloto brasileño no es cómoda, ya que en 2012 tendrá mucha presión y tendrá que ganarse el asiento de 2013.

"Felipe fue incapaz de adaptarse por completo a los nuevos neumáticos Pirelli. Creo que todavía es un buen piloto y lo demostrará otra vez. Fernando es la referencia, pero no sólo para él, sino para todos. Sin embargo, la distancia con Alonso han sido de tres décimas no de tres segundos", aseguró Todt.
Por Verónica Nogales