Félix Ruiz pugna con Eloy en el Real Madrid-Granada de 1966-67 que acabó con 2-0 favorable a los blancos


El Real Madrid domina los enfrentamientos disputados en el Santiago Bernabéu ante el Granada en la historia del campeonato de Liga, con 14 victorias, dos empates y una derrota. Hace 36 años que los andaluces perdieron la máxima categoría, en la que fue su etapa más gloriosa. Se mantuvo ocho temporadas consecutivas en Primera.

En el recuerdo está el paso del Granada en la 73-74, que fue una campaña trascendente en la historia del madridismo porque Miguel Muñoz dejó su puesto de entrenador después de 15 años en el club. Ocurrió tras una derrota del Madrid en Castellón, un 13 de enero. Una semana después, Luis Molowny había sustituido al maestro y se enfrentó al Granada, que iba delante de los blancos en la clasificación. Sólo hizo un retoque en el once inicial: quitó a Del Bosque y alineó a Planelles (aunque metió al salmantino tras el descanso). 0-1 perdió el Madrid con gol de Lorenzo en el minuto 13, en la que es la única victoria del Granada en Liga en el Santiago Bernabéu. Aquel Granada jugó con Izcoa; Toni, Aguirre Suárez, Falito, Jaén, Castellanos, Escobar (Porta), Lorenzo, Chirri, Montero Castillo (Santi) y Quiles. Los blancos terminaron octavos en la Liga, dos puestos por detrás de los rojiblancos. En el mes de junio, el equipo de Molowny se tomó la revancha con un 7-3 en la Copa, que terminaría conquistando tras imponerse al Barcelona en la final (4-0).

Pirri y Amancio son los futbolistas con más partidos Madrid-Granada de la historia en el Bernabéu: jugaron nueve. Pirri es el máximo goleador, con seis goles. Cuatro marcaron Gento, Di Stéfano y Amancio. La Saeta los logró en un mismo partido, el 5-0 de la 60-61, en la que descendieron los rojiblancos. Y tres goles Velázquez, Santillana, Alonso y Arbiza. Dos jugadores visitantes han logrado dos goles: Marín, en la 41-42 y Porta, que los marcó cuando los locales ya habían logrado sus cuatro dianas en el 4-2 de la 71-72, temporada en la que el delantero visitante fue Pichichi de Primera.

En el partido frente al Granada de la 66-67, (2-0, Pirri y Velázquez materializaron los goles de la victoria) el Real Madrid estableció el récord de permanecer invicto en 19 partidos de un mismo campeonato (perdió en la siguiente jornada). Lo volvió a establecer, con 27 jornadas sin perder, en la 68-69, hasta que la Real Sociedad lo pulverizó en 32 fechas sin conocer la derrota, en la 79-80 (perdió en la penúltima jornada contra el Sevilla y dejó escapar la Liga, que se quedó en Chamartín).

Hubo nueve partidos consecutivos frente al Granada en los que el Madrid llegó a alinear a nueve porteros distintos: Alonso, Domínguez, Vicente, Araquistáin, Betancort, Junquera, Borja, García Remón y Miguel Ángel. Y el madridista Grande, después de cinco temporadas, terminó en el Granada y se alineó frente a su exequipo en la 75-76, última temporada de los rojiblancos en Primera. Cayeron 4-1, con goles de Pirri, Santillana (2) y Netzer, que cuajó un extraordinario partido. Aquel año los andaluces volvieron a su camiseta de rayas verticales en vez de las horizontales actuales (y de los dos años anteriores). Lis, en una acción a la media vuelta, anotó el gol aquella tarde soleada en Chamartín; es el último futbolista que ha marcado en un Madrid-Granada, desde aquel enero de 1976. Curioso: aquel último Granada en Primera fue entrenado por Miguel Muñoz, que recibió del público una de las mayores ovaciones a un rival que ha otorgado el estadio madridista.