Los acuciantes problemas financieros del gobierno catalán ponen en apuros la carrera en Montmeló
En principio, el gobierno catalán tiene un contrato en vigor con la organización de Ecclestone, pero podría renunciar a él debido a la difícil situación económica por la que pasa actualmente

Montmeló ha sido el único circuito español en el calendario de Fórmula 1 durante años, pero el gobierno de Artur Mas está pensando en no renovar el contrato tanto con la Fórmula 1 como con MotoGP. A pesar de todo, las últimas declaraciones de los políticos de CIU hacen intuir que todavía existe una posibilidad de que Montmeló siga siendo sede mundialista.

"Podríamos reconsiderar el albergar la Fórmula 1 o MotoGP", ha dicho el Andreu Mas-Colell, conseller de Economía.

Por su parte y en declaraciones a la emisora local RAC1 Artur Mas explica que el Gran Premio no es una prioridad del gobierno catalán en estos momentos. "Para nosotros, no está del todo claro que podamos permitírnoslo en la situación actual. No es la primera cosa que reconsideraremos, pero en estos momentos debemos mirar de cerca dónde gastamos el dinero".

El gobierno valenciano también ha reconocido en múltiples ocasiones la voluntad de reducir costes con la Fórmula 1 negociando de nuevo un contrato. Francisco Camps, uno de los más importantes promotores del Gran Premio en Valencia, ya no está involucrado en el gobierno, y Alberto Fabra, el nuevo presidente de la Generalitat querría disminuir el gasto público en este Gran Premio.

Montmeló tiene contrato en vigor con la Fórmula 1 hasta 2016, y Mas no se pronuncia sobre si el gobierno mantendrá o romperá el pacto. "Hay contratos que cuestan más de mantener que de romper", finalizó el político.
Por Lucas Navarrete