Los italianos tendrán que modificar y reforzar el diseño de su monoplaza 2012
El nuevo monoplaza de Ferrari todavía no habría recibido la homologación de la FIA, según informan diversos medios internacionales. La Scuderia no ha superado todavía los crash-test, pero volverá a intentarlo en los próximos días tras reforzar el chasis del 633.

A lo largo de las últimas semanas Ferrari ha irradiado un especial optimismo ante la nueva temporada que se avecina. El objetivo de la Scuderia es gozar de un monoplaza competitivo desde la primera carrera, sin embargo algunos medios aseguran que éste no ha superado las pruebas de choque obligatorias de la FIA.

Sin excepción alguna, todos los equipos deben superar los crash-tests antes de poder participar en los tests de pretemporada, un hecho que ha obligado a las escuderías a trabajar más rápido que nunca para completar el desarrollo de sus máquinas. La temporada apenas ha acabado hace poco más de un mes y medio; ha habido muy poco tiempo.

Ferrari sometió su nueva creación, apodada 633, a las pruebas de resistencia de la FIA hace unas semanas, pero los resultados obtenidos no habrían bastado para haber cumplido los requisitos de seguridad mínimos, según han revelado el periódico finlandés Turun Sanomat y el portal Yahoo Italia/Eurosport.

Dichos medios aseguran también que Ferrari volverá a las instalaciones técnicas de Bollate en los próximos días para someter su monoplaza a los crash-tests de nuevo, tras reforzar su chasis con más fibra de carbono.
Por Martí Muñoz