Señalan que el español fue demasiado escueto en sus respuestas y que mostró un comportamiento irascible
La primera rueda de prensa de Fernando Alonso de 2012 no dejó a nadie indiferente. Tras hablar sobre la próxima temporada, el monoplaza del nuevo año y de sus opciones de victoria, varios de los medios de comunicación allí reunidos han señalado que el español se mostró irascible, lejano y escueto a la hora de responder a las preguntas de los periodistas.

Fernando Alonso ofreció ayer en Madonna di Campiglio su primera rueda de prensa del año. En un acto con los medios de comunicación asistentes al 'Wrooom 2012', el bicampeón habló de la próxima temporada, de cómo ve el monoplaza tan innovador que se está construyendo en Maranello y de sus opciones de conseguir su tercer título mundial. Sin embargo, algunos de los periodistas allí presentes han asegurado que la actitud del español distó mucho de su comportamiento habitual.

De esta manera, informadores de diferentes países han destacado el complicado estado de ánimo con el que Alonso les atendió ayer. El diario británico The Daily Mail describe la actitud del piloto de Ferrari de "claramente irascible" durante la rueda de prensa con los medios internacionales.

Siguiendo esta línea, la revista alemana Auto Motor und Sport añadía que el comportamiento del bicampeón con los medios nada tuvo que ver con el estado de ánimo habitual del español. "Normalmente Alonso es muy claro y preciso con sus informaciones. Pero en su primera cita del año, estuvo inusualmente poco comunicativo", se lee en el magazine germano.

Desde Italia, país de Ferrari y donde se está celebrando el 'Wrooom 2012', también se han mostrado molestos con las escuetas y cortantes respuestas de Alonso durante la rueda de prensa. "La impresión era que Fernando había dormido mal", recoge Autosprint. "El tono y la expresión de Alonso fue deprimente. Sus respuestas fueron muy lacónicas, incluyendo muchos 'no sé'", se lee hoy en el diario La Stampa.

En España, el corresponsal de El País, Oriol Puigdemont, también ha hablado de la actitud del de Ferrari en su primer encuentro con los medios de comunicación en Madonna di Campiglio. "La aparición de Alonso finalizó antes de lo previsto cuando se acabaron las preguntas", escribía el periodista catalán.

En la rueda de prensa, Puigdemont le preguntó a Alonso cómo se sentía tras oír los elogios y buenas palabras de su jefe de equipo, Stefano Domenicali. "Hablo con mi jefe todos los días. No necesito venir aquí para saber qué es lo que piensa de mi", le respondió el asturiano.

Desde Francia, Jean-Louis Moncet asegura en Auto Plus no entender el comportamiento del español. "Quién sabe porque tenía un humor de perros, a veces respondió con monosílabos, evitando preguntas. Me han dicho que estaba enfadado con los periodistas españoles, sobre todo con aquellos que han escrito sobre su divorcio y con las páginas web que han escrito haber visto el monoplaza de 2012 y han dicho que no era bueno", señalaba Moncet.

Sea como fuere, varios de los periodistas asistentes a la primera rueda de prensa del año de Alonso coinciden en el cambio de actitud del español respecto a sus habituales encuentros con los medios.
Por Cristina Díaz