En el centro, el hermano de Carcaño, Francisco Javier Delgado; a la izquierda, su novia, María García, y Samuel Benítez, amigo de Carcaño

La Audiencia de Sevilla ha absuelto de todos los delitos al resto de los acusados, su hermano, Francisco Javier Delgado, su novia, María García, y a Samuel Benítez

El fiscal pedía 52 años de cárcel para el asesino confeso de Marta del Castillo y penas de entre cinco y ocho años para sus tres presuntos cómplices

Sorpresa en la Audiencia de Sevilla. Miguel Carcaño es el único condenado por la muerte de Marta del Castillo, ya que los otros tres acusados, Samuel Benítez, Javier Delgado y María García han quedado absueltos de un delito de encubrimiento. La sala considera que Carcaño, principal implicado, mató a la joven sevillana y se deshizo del cadáver con la ayuda de El Cuco, el menor ya condenado, y un tercero “que no ha podido ser identificado”. Los familiares de la joven lamentan la decisión de la Audiencia.
El fallo impone además a Carcaño una indemnización para la familia de Marta de 340.000 euros y el alejamiento de la familia durante 30 años. No tiene en cuenta sin embargo la petición de la fiscalía de que los acusados repusieran al Estado el gasto de más de 600.000 euros derivados de las intensivas búsquedas del cadáver de la adolescente, al entender que son gastos inherentes a la obligación de la Policía de investigar el caso.
La noticia ha caído como un mazado en la familia de Marta, que se esperaba una sentencia liviana pero no la absolución, y que ve así como se cierra cualquier puerta para encontrar el cuerpo.No obstante, ya han anunciado su intención de recurrir el fallo ante el Tribunal Supremo o incluso ante instancias internacionales porque "en este país no hay justicia ni la vamos a tener", según explicó el padre a las puertas de su vivienda. El tio de la menor, Javier Casanueva, aseguraba que el fallo "tiraba por tierra toda la instrucción" y acusaba al tribunal de "crear manuales para matar y asesinar y quedar impunes".
El fiscal pedía 52 años por dos delitos de violación -uno de ellos en calidad de cooperador- y otro de asesinato de Marta del Castillo; ocho años de cárcel para su hermano Javier Delgado por encubrimiento y amenazas al menor y contra la integridad moral de la familia Del Castillo, por no desvelar paradero del cuerpo; y otros cinco años de prisión para Samuel Benítez y María García.
En su relato de los hechos, el tribunal afirma que tras ir a buscar a Marta a su casa y pasar un rato con unos amigos, Miguel y la joven se fueron a casa del chico, de donde a los pocos minutos se fue Javier Delgado, el hermano del principal acusado. Sobre las 20,40 horas, los jóvenes, que habían sido pareja, mantuvieron una fuerte discusión que termina cuando Miguel coge un cenicero y golpea a Marta en la cabeza, causándole la muerte inmediata. Al poco llega el menor, Javier García El Cuco, y los dos chicos deciden deshacerse del cadáver con la ayuda de un tercero “desconocido”. Sobre las 22,15 horas, el grupo se separa y se va cada uno por su lado.

Relato veraz

En este sentido, el tribunal considera veraz el relato de Samuel Benítez de que permaneció desde las 12 de la mañana hasta la madrugada en Montequinto; que Javier Delgado, hermano de Carcaño, salió a ver a su exmujer y su hija y después estuvo trabajando en su bar desde las 23,30 horas hasta las 3 de la mañana, y que su novia, María Garcia Mendaro, acude a la casa poco después de medianoche. La sentencia se conoce apenas diez días antes de que se cumpla el tercer aniversario de la desaparición de la menor, que fue vista por última vez el 24 de enero cuando salía de su casa para quedar con su amigo Miguel Carcaño.
A mediados de febrero fue detenido Carcaño, de quien la Policía, según dijo en el juicio, sospechó desde el primer momento dado que fue la única persona que aventuró que Marta tenía una mala relación familiar y que quería fugarse de casa. Posteriormente se encontró en su chaquetón una mancha de sangre que se comprobó pertenecía a la adolescente. Junto a Miguel, fueron detenidos sus amigos Samuel Benítez y el entonces menor Javier García ‘El Cuco’ –ya condenado por este caso--. En sus primeras declaraciones aseguraron que arrojaron el cuerpo de la joven al río Guadalquivir, pero posteriormente se desdijeron de esta versión alegando coacciones policiales y se enrocaron en su actual postura, en la que aseguran desconocer el paradero del cadáver.

Pacto de silencio

El pacto de silencio se ha mantenido incluso durante las 19 sesiones del juicio, que se celebró a finales del pasado año. Carcaño, el único encausado que permanece en prisión preventiva, reconoció que había matado a Marta, pero que fueron sus amigos quienes se deshicieron del cuerpo, algo que éstos niegan.
El Cuco, que fue juzgado en un proceso aparte por ser menor cuando se cometieron los hechos, fue condenado a dos años y once meses por encubrimiento, y tendrá que permanecer internado en un centro de menores hasta mediados de 2013. El joven, que en la actualidad es mayor de edad, ingresó de forma voluntaria el pasado octubre en un centro de Córdoba.
En los últimos días, la familia de Marta ha logrado reactivar la búsqueda del cadáver. El juez que instruye esta parte del caso ha ordenado a la Policía que evalúe la posibilidad de rastrear un arroyo cercano a Camas, la población en la que Carcaño residía junto a la familia de su entonces novia cuando desapareció Marta. Y es que el abuelo ha vuelto a rastrear esta zona, donde el pasado año ya localizó una manta y bolsas industriales de basura, aunque la Policía lo desvinculó del caso

fuente:ideal.es