Filesonic, VideoBB, Videozer y Fileserve acometen borrados masivos que afectan a sitios como Seriesyonkis o Cinetube. ¿Es el fin del pirateo?

Mientras el fundador de Megaupload, Kim Schmitz, se afana en ver cómo organiza su defensa con sus abogados, el cierre de la mayor web de descargas en internet ya ha provocado un tsunami entre las empresas que, según la industria del entretenimiento, forman parte de "la cadena de la piratería audiovisual". Ayer, Filesonic, una empresa con sede en Reino Unido y Hong Kong y que se define a sí misma como la "compañía ilimitada del almacenamiento", explicaba en su web que ha eliminado la opción de compartir documentos con otros usuarios. "Todas las funciones de compartición de archivos están ahora desactivadas. Nuestro servicio solo puede ser empleado para subir y recuperar archivos que hayas subido personalmente", indicaba Filesonic.

Pero esta compañía no es la única que se ha visto golpeada por el cierre de Megaupload. Otras plataformas internacionales como VideoBB, Videozer y Fileserve utilizadas para ver películas y series online o por descarga han acometido borrados masivos, seguramente por temor a verse salpicados por el caso Megaupload, cuyo fundador y socios han sido acusados por las autoridades de EE UU de organización criminal y de haber causado 500 millones de dólares de pérdidas a la industria audiovisual.

En España, también hay compañías afectadas. Seriesyonkis (Burn Media), Cinetube, Series21, TumejorTV, Seriespepito o Seriesdanko han visto desactivada en tres días gran parte de su oferta. Algo lógico si, como explican fuentes de esta industria, casi todas ellas tenían una fuerte dependencia de Megavideo, una plataforma ligada al grupo de Megaupload que también ha sido clausurada. Así, y según las fuentes citadas, Seriespepito tenía 180.000 vídeos y de ellos 130.000 estaban en Megavideo; Series21 tenía 16.000 y 15.000 dependían de esa plataforma y lo mismo le ha pasado a TumejorTV, que de los 100.000 vídeos que tenía 90.000 estaban en la plataforma de Kim Schmitz. Quizás, el servicio español menos afectado ha sido SeriesDanko que solo tenía en Megavideo 35.000 vídeos de un total de 65.000.

Tras esta realidad, muchas son las preguntas que todavía se hace la gente. ¿Dónde está el dinero de la piratería? ¿Qué va a pasar ahora con todos estos sitios españoles de descarga gratuita de películas? ¿Es el cierre de Megaupload el fin de la llamada piratería?

Respecto a la primera cuestión, las fuentes consultadas detallan que "la cadena de la piratería" está formada por tres eslabones: los hosteadores (sitios donde se almacenan los vídeos pirateados, como Megaupload, y que viven de la publicidad y de cobrar a sus usuarios por servicios premium), los uploaders (personas que tienen los vídeos, los suben a plataformas como Megavideo y dan de alta los contenidos en las páginas de enlaces como Seriesyonkis) y estas últimas, que ordenan el contenido (a veces también lo suben) y ponen en contacto al usuario con las plataformas para ver el contenido. Según la denuncia contra Megaupload, esta web habría recaudado 135 millones de euros solo por publicidad; un dinero al que habría que sumar lo que ingresan por las cuentas de los usuarios. Se calcula que hay unas 800.000 personas en España que pagan una cuenta a Megaupload. "En cuanto a los uploaders, estos llegan a cobrar de este tipo de sitios hasta 50.000 euros al mes por subir los vídeos más populares". Por su parte, las webs de enlaces con más audiencia, "como Seriesyonkis o Cinetube, vienen ganando entre 120.000 y 150.000 euros mensuales", afirman las fuentes citadas.

Pasos hacia 'lo legal'

Ahora, el futuro de estas webs de enlaces está en la cuerda floja. "Si los enlaces no funcionan, estas páginas empezarán a perder sus usuarios y, como consecuencia de ello, perderán su atractivo para la publicidad. Y los ingresos publicitarios son necesarios para su supervivencia", señala Pedro Merino, responsable del departamento de propiedad intelectual de Olswang. Así las cosas, a estas webs solo les quedan tres opciones, según fuentes consultadas: "Cerrar; seguir en el empeño y buscar alternativas a Megavideo (incluso pueden convertirse en comunidad o red social para hacer más difícil su cierre) o pactar con la industria y transformarse en oferta legal, bien solos o pactando con alguna web legal de las que ya operan en el mercado español".

Parece que Seriesyonkis va en esta última dirección puesto que ahora aparecen enlaces a la Fnac, El Corte Inglés y otros sitios donde los usuarios pueden comprar los DVD originales. Es solo un paso, pero sin duda muy significativo.

Sobre si el cierre de Megaupload va a suponer el fin a la piratería, la respuesta es unánime: no. "Es cierto que parece que ahora es cuando la oferta legal puede tener una mayor oportunidad. Pero que esto sea finalmente así va a depender más de que las majors americanas cambien las reglas del negocio a que desaparezcan sitios como Megaupload".

Según los expertos consultados, lo que deja claro el caso de Megaupload es que la gente quiere consumir películas y series de otra manera distinta, incluso pagando por ellas. Así que "o flexibilizan el precio y el sistema de ventanas tan rígido actual, que no permite, por ejemplo ver películas en régimen de suscripción hasta dos años después de que se estrenen en cine, o la gente se seguirá descargando los estrenos en cine y cuando salen en DVD/Bluray". iTunes, Pandora o Spotify no nacieron cuando se cerró Napster. Fue unos años más tarde y gracias a que la industria musical flexibilizó su postura. "El cierre de Megaupload no acabará con la piratería pero si la industria del cine da un paso al frente similar, es de esperar que veamos en breve a los Spotify del cine", continúan. Y ya hay algunos proyectos que buscan ser esas alternativas legales, como Netflix o Lovefilm (de Amazon) y las españolas Wuaki, Youzee, ADNstream, Filmin o Filmotech.

fuente:cincodias.com