Dejar enfriar el caldo en la nevera, se formará una costra flotante que se puede quitar fácilmente con una espumadera.