El analista técnico Gary Anderson asegura que el fallo recae en el soporte del motor
La escudería Lotus ha visto como su pretemporada se complica. Tras confirmar problemas en el chasis del E20, ayer tarde los de Enstone decidieron regresar a Reino Unido para modificar el defecto aparecido en su nuevo monoplaza. Aunque no se han conocido detalles del error, el analista técnico de Autosport, Gary Anderson, ha señalado que el soporte del motor podría ser la causa principal del inconveniente.

En la segunda semana de entrenamientos, la escudería Lotus no ha podido progresar y seguir el buen trabajo y rendimiento que mostraron en las pruebas en Jerez. Con Romain Grosjean al volante del E20 durante el primer día de pruebas en el Circuit de Catalunya, el equipo de Enstone encontró graves defectos en el chasis que trajeron con motivo de los tests en el trazado catalán.

Tras comunicar que paraban la actividad y regresaban a Enstone, ahora se suceden las hipótesis respecto a los problemas en el chasis. El analista técnico de la publicación Autosport, Gary Anderson, ha señalado como razón principal la alta carga lateral que se requiere en Barcelona, factor que habría sido clave para que el defecto del chasis saliera a la luz.

"La carga aerodinámica en el monoplaza es más alta en Barcelona que en Jerez, así que eso podría explicar porque el problema no se manifestó en Jerez. Leyendo entre líneas, diría que fue muy probable que tuviera algo que ver con el soporte más que con la suspensión delantera, ya que si hubiera sido un problema de suspensión, podría haberse solucionado con un simple parche para aguantarlo en el lugar", afirmaba el analista técnico de Autosport.

En los entrenamientos de Jerez, Lotus confirmó haber detectado "serios problemas" en el chasis E20-01 que requerirían firmes modificaciones. Según Anderson, los inconvenientes sufridos en el trazado andaluz apoyan su hipótesis. "Lotus no fue tan rápido en el último día de entrenamientos, así que quizá hubo un pequeño deterioro. Barcelona es un desafío muy diferente. También podría ser que el chasis 1 fuera usado sólo para los entrenamientos y que fuera el chasis 2 el que pasara los crash tests", señalaba el analista de Autosport.

Para Anderson, el hecho de que los de Enstone hayan confirmado no volver a rodar en toda la semana, demuestra que el problema es más serio de lo que han asegurado. "Que Lotus se haya retirado de toda la semana de tests antes de volver a la factoría para arreglarlo y luego volver a correr en los últimos días de la semana, sugiere que se trata de un problema serio a no ser que sea algo que sea demasiado complicado para arreglar tan rápido o que necesites crear partes nuevas para resolverlo", añadía Anderson.

Siguiendo con su hipótesis, el analista técnico señala que el problema de chasis de Lotus tiene relación directa con el soporte del motor. "Los soportes son una sólida incorporación y podrían ser hechos de fibra de carbono, aluminio, titanio... Es el tipo de cosas que puedes arreglar preferiblemente en la fábrica en un ambiente propio. Pero se podría hacer en un día así que si no corren esta semana, sugiere que quizá necesiten hacer más que un pequeño arreglo. Podría ser un problema mayor y quizá necesitarán un nuevo chasis", afirmaba el analista técnico de Autosport.

Para Anderson, el problema del chasis no se trata de un fallo de diseño sino de un error de fabricación. A pesar que desde Lotus no han explicado el motivo del inconveniente que les ha hecho regresar a Enstone, si han asegurado que no volverán a Barcelona hasta la próxima semana. "Hemos hecho una serie de simulaciones en la fábrica y hemos podido identificar una área que requiere de trabajo adicional. Nos será más productivo hacer esas modificaciones en Enstone que enviar el E20-01 a los tests de esta semanaa, así que tomaremos las medidas necesarias y podremos solucionar el problema antes de la semana que viene", aseguraba el director técnico de la escudería, James Allison.
Por Cristina Díaz