El piloto de Mercedes se muestra optimista tras sus primeras horas al volante del W03
Nico Rosberg ha sido el encargado de continuar el desarrollo del nuevo monoplaza de Mercedes. Al volante del W03, el alemán ha realizado 75 vueltas al Circuit de Catalunya y ha marcado el sexto mejor crono con un 1'24"555. En rueda de prensa posterior a la sesión matinal, el piloto de Wiesbaden ha reconocido que el progreso es el objetivo que se han marcado para estas semanas. Positivo respecto a su rendimiento, Rosberg ha señalado que la fiabilidad y la constancia serán cruciales en la evolución del W03.

En la segunda jornada de entrenamientos en el Circuit de Catalunya, Nico Rosberg ha debutado oficialmente con el nuevo monoplaza de Mercedes, el W03. En su primera toma de contacto con el nuevo coche tras las presentación de ayer, el alemán ha marcado el séptimo mejor tiempo con un tiempo de 1'24"555.

Tras la primera mañana al volante de la nueva flecha plateada, el de Wiesbaden mantiene una actitud optimista. "Las primeras impresiones son positivas, es genial vovler a correr de nuevo. Hemos dado muchas vueltas y la fiabilidad está trabajando bien. Esta es la base para continuar, así que es un buen inicio. Hemos analizado cosas muy interesantes, especialmente midiendo que las cosas vayan bien en el monoplaza", afirmaba Rosberg al finalizar la sesión matinal.

A pesar de ser demasiado pronto para sacar conclusiones sobre el rendimiento y la actuación del monoplaza, Rosberg ha asegurado que el propósito de la escudería de Brackley es seguir desarrollando y creciendo como equipo. "El objetivo que nos satisface es el progreso. No sé cuál será en cuanto a resultados", reconocía el piloto de Wiesbaden.

Para el de Mercedes, uno de los puntos positivos del W03 es la fiabilidad demostrada hasta el momento. Además, asegura que tanto equipo como monoplaza han cambiado respecto al año pasado. "Nuestra fiabilidad es muy buena. Hemos tenido mucho tiempo durante el invierno para desarrollar y hemos podido ir directos a probar la actuación de los nuevos elementos en la pista", señalaba el alemán.

"Actualmente estamos cien por cien concentrados en el rendimiento. El año pasado estábamos al setenta por ciento concentrados en la fiabilidad, así que es un gran cambio. Podemos ver que el equipo está dando grandes e importantes pasos adelante", añadía el de Mercedes.

Sonriente y relajado, Rosberg no considera que el W03 sea un monoplaza estéticamente desagradable. Para el alemán, igual que para el resto del equipo y de la parrilla, lo importante es que sea competitivamente favorable. "No es feo, solo que el morro es un poco inusual. Pero por lo demás, es muy agradable y bonito. Me gusta", señalaba el campeón de las GP2 Series de 2005.

Rosberg continuará su programa durante la tarde del día de hoy. Mañana, Michael Schumacher volverá a ponerse a los mandos del W03 para continuar el desarrollo del monoplaza.
Por Cristina Díaz