El peluquero, lavando la cabeza al cliente:
-Señor, ¿le echo champú al huevo?
-No, limitese a la cabeza