BARCELONA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han detenido a los seis miembros de una banda de 'cogoteros' --ladrones que siguen a personas que acaban de sacar dinero del banco-- que presuntamente cometió una decena de atracos a sucursales y clientes en Barcelona, Valladolid, Málaga, Sevilla, Granada, Zaragoza y Oviedo, logrando un botín de unos 300.000 euros.

Según han informado este lunes ambos cuerpos policiales, se trata de seis miembros de una familia de chilenos afincada en Barcelona pero con una gran movilidad para perpetrar los golpes en toda España, unos desplazamientos que siempre hacían en coches robados.

Les detuvieron en un restaurante de la Rambla Prim de Barcelona la tarde del día 26 de febrero, adonde acudieron todos por separado, después de una investigación que arrancó en octubre de 2010 tras un atraco en una sucursal del banco Santander en Valladolid, donde se hicieron con 74.000 euros.

En una primera ocasión los ladrones regresaron a Chile tras varios golpes, aunque dos de los investigados regresaron en noviembre y retomaron su actividad en el área metropolitana de Barcelona, en municipios como Viladecans, Cornellà de Llobregat y Barberà del Vallès, y después hicieron lo mismo el resto, para desplazarse a Andalucía.

FINGÍA SER CLIENTE

Para sus atracos, siempre uno de los miembros entraba en la oficina bancaria seleccionada y se hacía pasar por cliente para seleccionar a un objetivo que sacara una gran cantidad de dinero, que después era seguido por el resto de miembros.

Escogían localidades donde no hubieran actuado con anterioridad y tomaban numerosas medidas de seguridad, además de que estudiaban bien los bancos antes de actuar, especialmente el número de empleados, la presencia de vigilantes y la afluencia de clientes.

Si una víctima oponía resistencia, no dudaban en emplear la violencia y usar armas blancas y de fuego, también si terceras personas trataban de ayudar.

Uno de los golpes más rentables lo realizaron a un cliente de una oficina de Málaga que acababa de sacar 120.000 euros en efectivo.

TRES A PRISIÓN

Esta familia de 'cogoteros', formada por padre, hijo y primos, tenían varios pisos de seguridad en el barrio del Besòs de Barcelona y tras concluir la operación, tres de ellos han ingresado en prisión.

En el registro de una de las viviendas intervinieron unos 6.000 euros en efectivo, siete teléfonos móviles, varios pasaportes falsos, una pistola simulada, una navaja y justificantes de transferencias de dinero a Chile, donde los detenidos enviaban lo que robaban, además de recuperar un vehículo robado --la policía cree que llegaron a robar siete-- y otro de una empresa de alquiler.

Se trata de G.A.C.C., de 29 años, con 12 antecedentes policiales y ocho reclamaciones judiciales; U.J.C.V., 'Tuto', de 53, con nueve antecedentes y dos reclamaciones; F.U.C.C., de 27, y con cinco reclamaciones judiciales; A.M.C.C., de 19, J.A.R.D., de 26, y E. A.C.V., de 56.

La operación 'Américo' ha sido desarrollada por agentes de la UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial, la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valladolid, la UDYCO de la Jefatura Superior de Cataluña, la UDEV de la Comisaría Provincial de Málaga y la Unidad Central de Atracos de los Mossos d'Esquadra.