La actualización montada en Barcelona mostró un rendimiento inferior al esperado, además de pérdida de fiabilidad y ritmo
En las últimas jornadas de pretemporada, Red Bull montó una nueva actualización en el RB8. Sin embargo, la nueva versión no tuvo el resultado esperado y el monoplaza se mostró menos competitivo que en días anteriores. Vistos los problemas mecánicos y de ritmo sufridos, la publicación alemana Auto Motor und Sport asegura que los de Milton Keynes volverán a la versión 'antigua' del RB8 de cara al inicio del Mundial en Australia.

En el paddock de la Fórmula 1, escuderías y expertos en la competición apuntan a Red Bull como máximo favorito al triunfo en Australia y a seguir marcando el ritmo durante el Mundial 2012. A pesar de ser señalados como el equipo con mejores opciones a la victoria, la formación de Milton Keynes mostró un rendimiento irregular en los últimos entrenamientos de la pretemporada.

Los vigentes campeones montaron una nueva versión del chasis del RB8, que incluía un nuevo diseño de los escapes, pero visto el ritmo, los problemas mecánicos y las pocas vueltas que Sebastian Vettel pudo dar el último día, Auto Motor und Sport afirma que Red Bull llevará la versión 'antigua' a Melbourne. Según la publicación alemana, los contratiempos que sufrieron con la nueva actualización han sido la razón para reconsiderar su montaje en el RB8 en el arranque de la temporada.

En las últimas jornadas de los entrenamientos invernales, el monoplaza perdió rendimiento, fiabilidad y además no se mostró tan rápido como en días anteriores. Siempre en el centro de atención, varios mecánicos de equipos rivales analizaron el comportamiento del RB8 y aseguraron que no era tan competitivo como se esperaba.

"Cuando vi las tandas largas del sábado por la tarde de Webber, no había nada especial, ni los tiempos por vuelta ni el desgaste de los neumáticos", afirmaba un ingeniero de otra escudería. "Hay prueba visual de que los gases de escape en el diseño revisado no van donde ellos quieren que vayan", aseguraba otro mecánico.

No solamente las escuderías rivales están descontentas con el rendimiento de la nueva versión del RB8. Los pilotos de Red Bull, Sebastian Vettel y Mark Webber, también han asegurado no estar completamente seguros del rendimiento de la actualización del monoplaza en las últimas jornadas de pretemporada.

Mientras que para el australiano el coche fue "completamente diferente" a la primera versión que probó en Jerez, el bicampeón señala que deben opinar con todos los datos en la mano. "No sería justo para mi juzgar las actualizaciones, así que tenemos que confiar en las informaciones recogidas por Mark", añadía Vettel.
Por Cristina Díaz