MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Banco de España ha adjudicado Unnim a BBVA por el precio simbólico de un euro y con ayudas del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) por importe de 953 millones de euros, informó el organismo regulador.

Además, el FGD asumirá por un plazo de diez años el 80% de las pérdidas que experimente la cartera de activos de Unnim de 7.359 millones de euros, una vez aplicadas las provisiones ya existentes para esos activos, de 1.330 millones.

Concretamente, las pérdidas esperadas en Unnim por el auditor del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en dicho periodo se elevan a 2.635 millones de euros, por lo que el coste para el FGD en esa década se situará, previsiblemente, en torno a 2.000 millones de euros.

El Banco de España subraya que, a la vista de la participación del fondo que se nutre de las aportaciones privadas de las entidades en dicho plan de reestructuración, éste tendrá "impacto nulo" en la ejecución presupuestaria del Estado.

Unnim cuenta con unos activos totales de 28.538 millones de euros, con lo que BBVA sumará con su integración con cerca de 330.000 millones de euros. La entidad que preside Francisco González se ha impuesto en la puja final al resto de competidores, Popular, Ibercaja y Santander.

La entidad catalana, controlada 100% por el Estado, cuenta con un volumen de recursos propios de 2.053 millones y goza de una fuerte implantación en Cataluña, donde se ubica la mayoría de las 610 oficinas de su red comercial, que da servicio a 1,1 millones de clientes.

El instituto emisor nacionalizó la entidad el pasado mes de octubre a través de una inyección de capital de 568 millones y de otros 380 millones en participaciones preferentes convertibles de la entidad, con lo que quedó como único accionista y administrador.

Santander, BBVA, Popular e Ibercaja presentaron sendas ofertas vinculantes por la caja catalana después de haber manifestado sus expresiones de interés ante el regulador, junto a otros dos postores, Bankia y el fondo de inversión JC Flowers, que se descolgaron de la puja final.

Con la reforma financiera del Gobierno, la adjudicataria de Unnim contará con recursos para afrontar eventuales pérdidas y dispondrá de un año más de margen para cumplir con las nuevas exigencias de saneamiento del real decreto aprobado el pasado 3 de febrero.

Unnim, fruto de la unión de Caixa Sabadell, Terrasa y Manlleu, entró en pérdidas en el tercer trimestre de 2011 hasta unos 'números rojos' de 107 millones de euros debido al deterioro de la cartera crediticia e inmobiliaria y al coste de la fusión.

La morosidad de Unnim alcanzó el 8,34% hasta septiembre, aunque un fondo de provisión por deterioro de 567 millones equivale a una cobertura de los deudores en mora del 116% si se consideran las garantías reales hipotecarias.